Mi propuesta es ESCRIBIR y si hay algo mejor cómprelo y si no le importa dígámelo, como decía el anuncio

• Escribiendo acortamos las penas, ensanchamos nuestros horizontes y hasta podemos sentir el aire fresco de lo bien hecho. Y ya no digamos si nuestra escritura nos ayuda a ser comprendidos y comentados por otros.

• ¿Que escribo? Cualquier cosa … De dichas cualesquiera cosas se forja un punto de partida …. Y ya veremos donde nos lleva

• “Me hacen mas falta tus versos que la misma vida mía …… Escríbeme, escríbeme” me parece que así decía una canción de hace ya años

• ¡Que suerte tener mala memoria! No, no eran “tus versos”, algo innecesario, el bolero decía así:

Son tus cartas mi esperanza,
mis temores, mi alegría,
y aunque sean tonterías
escríbeme… escríbeme.

Tu silencio me acongoja
me preocupa y predispone
y aunque sea con borrones,
escríbeme, escríbeme

Me hacen más falta tus cartas
que la misma vida mía,
lo mejor morir sería
si algún día me olvidaras.

Entradas relacionadas

Un comentario en «Escríbeme»

  1. Estoy releyendo “La gallina ciega” de Max Aub, un libro que no solo nos conquista con su pasión y fuerza del autor, sino que estoy seguro que constituyó para él una gran terapia. Poder escribir sobre aquello que se siente y piensa tan profundamente seguro que sirve para desahogar mínimamente al menos esos sentimientos y vivencias tan extremos. Pienso, por ejemplo, en mi padre, que no tuvo ocasión de escribir sobre sus dramáticas vivencias, aunque si tuvo ocasión de hablar en voz alta y ser escuchado al menos nosotros, en aquella cocina donde mi madre preparaba la cena y él nos sorprendía con historias siempre diferentes y enriquecidas por su imaginación. Desde la primera vez que leí a Max Aub -también me ha ocurrido con Sender-, mi pensamiento ha recordado a mi padre. Si hubiera posible tener grabadas aquellas oratorias, todos disfrutando del calor de la cocina bilbaína ………..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *