¿Por qué tienen miedo?

Hasta los propietarios de grandes empresas empiezan a ocultarse en paraísos fiscales, que mire por donde son también paraísos para cualquiera que viva por allí. Bueno, no todos, pero si muchos, sobre todo los del Pacífico y algunos del Atlántico Oeste-casi Caribe.

Primero, mandan sus capitales, muchos de ellos se refugian en plan rentista, otros como plataforma de evasión y de inversión en terceros países, y ahora se acaban refugiando allí. ¿Será que tienen tanto dinero que precisan gastar algo en vacaciones? o ¿es que los paraísos fiscales, cada vez más y más competitivos entre sí, les ofrecen vacaciones gratis o hasta residencias gratis para vivir, dado que la explotación de los trabajadores les ha permitido transformar sus dificultades en buenos caudales o acumulaciones de capital?

No sé, cualquier cosa será. Lo cierto es que la globalización es el agente de la transformación del capitalismo, donde los pobres y a medias pobres tendrán que sacar del atoalladero a los Estados nacionales, porque ni hablar de contar con los impuestos de los más ricos. Los ricos han largado sus capitales a otras latitudes más tranquilitas y sin impuestos, esos paraísos; y ahora, se van de vacaciones, me temo que pagadas.

¿No os da un poco de envidia? Es que somos envidiosos por naturaleza, es un pecado, un pecado capital (¿o producido por el capital y sus evasiones?), eso nos dirán los Rouco y Cía, un pecado, es que somos malos, tendremos que confesarles lo malos que somos y cómo esos pobres hombres “han tenido” que refugiarse en las antillas o en las fabulosas islas del Pacífico, para vivir una nueva vida, alejados de su patria, de su nacionalismo burlón, de sus propias mentiras, y ahora ….. a vivir un poco mejor, que ya han trabajado mucho todos estos años para conseguir que los Estados nacionales y esa tontería del Estado del Bienestar se hundan de una vez, porque ahí hay negocio, no sólo de empresas que ocupen el espacio público, y lo transformen en privado, sino sobre todo, porque eran demasiados beneficios sociales para esa gente, que a fin de cuentas no ha tenido ideas, ni se aventura a nada, y ellos, los rentistas-capitalistas, si lo hicieron (o al menos, alguien lo habrá hecho en algún momento, aunque sea un antepasado de tercera o cuarta generación, ¿por qué generación van los Ford o los Rockefeller o los Rothschild?

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *