. PaHace ya tres años que creamos la Asociación Espiral para la Innovaciónsa el tiempo. Y ahora, dice un amigo, es el momento. Si, el momento del salto paradigmático que la asociación significa. Lo he explicado en muchos sitios, pero me gustaría incitar a mis lectores a participar en la Asociación. Es un mundo basado en una metodología de innovación e innovadora; un mundo horizontal, democrático, participativo, desde abajo, o al menos, desde el medio para abajo y al principio, sin empezar por arriba, sino por un nivel profesional, en el que los que participamos, todos, sabemos. No hay poderes que no se desprendan del autoritas romano, es decir, de saber, de intentar, de emprender, de querer, de vivir ….. y nunca para atacar, ni para criticar, ni para molestar, ni para ir contra nadie, sino a favor de la humanidad, a favor de las personas, a favor de los grupos, a favor de la humanización de lo que hacemos y cómo lo hacemos.

Sabemos que vivimos de forma demasiado salvaje, casi diría yo que primitiva. De cierto, el mercado, al que adoran tantos y tantos y a tantos ha hecho ricos -y a muchos, pobres- es la selva, es lo más primario, le llaman “la mano invisible”, como si fuese un dios dorado que regulase la vida de las personas y produjese injusticias, desahucios, malversaciones, cohechos, crímenes contra la humanidad y contra los derechos humanos, … y muchísimas cosas más. El mercado es la selva y la selva no es lo que puede hacer un ser humano. Podemos ser mucho más, somos mucho más, pero sin embargo, ni siquiera llegamos a comportarnos como lo hace una comunidad de hormigas, no hay entre nosotros solidaridad, no hay apoyo mutuo, no hay eso más que cuando uno cae en una gran desgracia y es noticia, pero queremos que eso no sea así, sino que sea siempre, que el otro, el que es como nosotros o nosotros como él, es muy importante para nosotros, porque sin él no sabríamos ni el 5% de lo que sabemos. Sólos, como el famoso superman americano, no llegaríamos muy lejos, sólo lo haríamos en nuestra imaginación, pero nunca en la realidad. No, es mentira, son mentiras de “sueños americanos”, de “sueños imperiales”, de “sueños europeos”, de sueños …. y como decía Calderón los sueños, sueños son y nada más.

Nuestra Asociación está para ayudar, está para que nos conozcamos entre nosotros, para que colaboremos, para que compartamos, para que nos sintamos lo que somos: humanos. Y sobre todo, para haciendo eso, conociéndonos mejor, confiando más en el otro, seamos capaces de forjar grupos y sociedades más justas y equilibradas, menos explotadoras, más humanas, en definitiva.

Entradas relacionadas

Un comentario en «Asociación Espiral»

Responder a roberto carballo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *