“Uno no puede pasar por alto a mentes tan grandes como Confucio o Laozi, cuando uno es mínimamente capaz de apreciar la calidad de los pensamientos que representan; y mucho menos puede uno obviar el hecho de que el Yijing fue su principal fuente de inspiración (…) ahora ya he cumplido los ochenta, y las opiniones cambiantes de los hombres apenas me siguen impresionando; los pensamientos de nuestros antiguos maestros tienen para mí mucho más valor que los prejuicios filosóficos de la mente occidental”
Carl Jung

Entradas relacionadas

6 comentarios en «La mente occidental»

  1. “A los quince, me dediqué en cuerpo y alma a aprender. A los treinta había plantado el pie firmemente sobre la tierra. A los cuarenta ya no sufría ante las perplejidades. A los cincuenta, sabía cuáles eran los mandatos divinos. A los sesenta, los escuchaba con oído dócil. A los setenta, podía seguir los dictados de mi propio corazón, pues ya no deseaba ir más llá de los límites del bien” Confucio

  2. ¿Sabes en que consiste la verdadera ciencia? preguntó Kung-tsé a Yeu, y este contestó: En conocer que se sabe lo que realmente se sabe, y que se ignora lo que en verdad se ignora. En esto consiste la verdadera sabiduría.

  3. 1. Conocernos a nosotros mismos, buscando la sapiencia; luego, evitar quemarse con un mundo como una chimenea; saber que es preciso tener tanta pasión al principio como al final, y tanta concentración, o hasta más, porque todo decae; que la vida es corta y larga según se mire, pero no se llega a saber hasta que se ha vivido cada etapa intensamente; y que finalmente, hay que llegar a Sócrates y poder afirmar: “sólo sé que no sé nada”, ese es finalmente el principio de la sabiduría y del ser.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *