Solo …… chorizos

“Para vivir solo, uno tiene que ser un animal o un dios”, afirma Nietzsche, con mucha razón.

El sistema capitalista se sustenta sobre la soledad y el super-hombre. El super-hombre es superman, claro, ese personaje de ficción, pero no tanto, que se da tanto y se fomenta tanto en el sistema capitalista. ¿Ser un dios es muy diferente de ser un ricacho, con sus recursos en una isla del atlántico o el pacífico, o con cuenta en suiza?. Más que un dios, un inmoral, un insolidario, un neo-con en toda la expresión práctica de la palabra.

No, señores, está bien eso de alcanzar la libertad como nos decía John Stuart Mill, encantador y muy bien contado, pero eso es una cosa, que nos permite ser respetados, no por lo que tenemos, sino porque somos, y en tanto somos, tenemos derecho a que nos respeten, pero ¿son respetables los insolidarios, los aprovechados, los que han llevado sus capitales a una isla del pacífico o a Suiza? No, claro que no. Ellos lo saben, pero como no quieren sufrir con culpas ni reproches, se han inventado eso del neo-con, que básicamente consiste en no pagar impuestos, es decir, justificar lo que ellos ya hacen. ¿Para que pagar si puedes no pagar? Pues nada, a pagar dos dólares al paraíso fiscal correspondiente, cubrir tu conciencia de ricachón inmoral y santas pascuas.

No, no hay soledad en el mundo capitalista. No es posible. Ni son posibles los supermen ni son posibles los dioses, ni son supermanes ni son dioses: solo son unos chorizos. Tendrán mucho, pero son unos chorizos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *