No hay mucho más que decir sobre la inmoralidad pública en nuestro país. Es algo que parece un castigo o más bien una querencia cultural, todos quieren hacerse ricos a cuenta del Estado y de sus “subditos”, convirtiéndolos precisamente en engañados y sometidos a sus intereses personales. Ya lo decía el gran Lucas Mallada, libro más que recomendable, que no es la primera vez que lo hago: “Los males de la patria”, y bien escrito de finales del XIX. Necesitamos tanta regeneración social, tanta, tanta ….. Muchas veces me parece imposible vivir en un país como este. ¿Todos al acecho de la inmoralidad pública? Y si de verdad se supiese lo que es, podríamos levantar los ojos y mirar a la cara a alguien o nos moriríamos de vergüenza, como yo me muero desde hace días, de vergüenza ajena?

Entradas relacionadas

5 comentarios en «Inmoralidad pública»

  1. Han cobrado en negro, han ingresado en negro lo que no podían ingresar en blanco, porque era ilegal. Luego han pagado en sobres en negro a sus altos cargos … y están todos. Tampoco valen las disculpas de que esto era para tal o para cual, sino que era dinero que procedía de fondos de reptiles, y a saber con qué intención, pues es clara: influenciar en concesiones o contratos, que otra razón podría existir, y se han pasado en cuatro, cinco o seis veces lo que podían aportar, siempre que lo hicieran dando la cara y no en negro y en B.

  2. Y otros muchos, la Cospedal, por ejemplo o el Mayor Oreja o todos los que aparecen en los papeles. Porque los papeles no son falsos, precisamente. En Gran Bretaña ya habrían presentado la dimisión irrevocable. Aquí siguen escondidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *