Una buena historia de España

Hace un mes, más o menos, pude ver este video, bien trabajado, y me llenó de satisfacción. Lo compartí con amigos, y ellos con otros. Espero que se haya difundido.

De todas formas, observo en youtube que todavía sólo tiene unas 220.000 visiones, lo cual me parece poco en relación con el interés y la calidad que conlleva. Mi interés es que se difunda. Lo bueno hay que ayudar a difundirlo.

Ahí va la referencia de youtube:

Entradas relacionadas

5 comentarios en «Una buena historia de España»

  1. “Y los fascistas se convierten en demócratas de toda la vida” ¡Cuántas veces lo hemos pensado, lo hemos hablado, lo hemos afirmado, …. y sigue siendo verdad. Estos de ahora, ¿que son? El rodillo de estos neo-con que es, sino puro autoritarismo supuestamente justificado por “su democracia”.

  2. Un país desarticulado por la incompetencia, la corrupción y la falta de innovación. Un liderazgo de pelo enlacado, de formas regresivas que resultan hasta sucias en términos europeos; un pueblo subordinado y enseñado a ser y votar a aquellos que son sus opuestos, un pueblo que no quiere saber, que no valora saber, que es en esa medida, ignorante; unas claes medias demasiado acomodadas en sus audis, bmw, segundas residencias, y otros. ¿Un estado de bienestar? Venga, por favor, que cosas tenemos, como nos gusta llamar auxiliares de vuelo a las azafatas ….. ¿por qué no vemos lo que realmente es?. Ya no hay capataces, sino encargados, ni jefes, sino directores, ni ….. hemos cambiado los nombres, pero …. hemos dedicado el dinero que nos llegó de Europa a hacer más ricos a los constructores y banqueros, construyendo cualquier tipo de cosa que se le ocurriese al primero de turno, al listillo. No hemos llegado ni por asomo a un estado de binestar, porque sólo eran retales, más vendidos como nombres y promesas que como realidades. Pero si los ricos y acomodados no pagan sus impuestos, si son los que menos pagan, si son los trabajadores por cuenta ajena los que sostienen el presupuesto del Estado, ¿cómo vamos a tener recursos para pagar un estado de bienestar como son los del norte de Europa?. Imposible. Aquí no pagan más que los que no tienen más remedio y les hacen retenciones y luego les obligan a hacer la declaración porque están fichados. Eso no va con las clases dominantes. Al final, como ha dicho un super-rico norteamericano, pagan más impuestos mis trabajadores que yo, que soy riquísimo. Pues figurénse en nuestro país.

  3. Y por desgracia, tendremos que intentar volver a empezar … lo cual es lamentable, porque en esta especie de segunda restauración en la práctica que componen populares y socialistas -ni unos son populares, ni los otros tampoco socialistas- no hay salida dentro del modelo. Es lo mismo unos que otros, hay poquísimas diferencias, y todos están donde tienen que estar, con los poderosos, son sólo siervos de un sistema capitalista empobrecido y que realmente nunca ha llegado a ser propiamente capitalista, porque para llegar a capitalismo es preciso sin duda tener capital, pero el capital se forja a partir de generar o regenerar el capital mediante tecnología e innovación, y esto no ha ocurrido en este país, dónde sólo excepcionalmente algunos empresarios han sabido hacer su trabajo, es decir, innovar para acumular; mientras la mayoría sólo han estado a la oportunidad de acumular, sin aprender, sin saber transformar su propia realidad, dependiendo subordinadamente del capitalismo internacional, que seguía y sigue forjando rutas tecnológicas líderes. Aquí, como en la época de Unamuno, “que inventen ellos”. Y si inventan ellos, nosotros no somos, es decir, los líderes económicos, los empresarios no son ni siquiera más que oportunistas o rentistas si no son capaces de hacerse con el timón, y el timón sin duda, la caña, la tiene la tecnología. Miren el caso de Japón en los cincuenta-sesenta o de Corea del Sur de los noventa y principios del dos mil, o de China ahora: inventan, ya lo creo que inventan, se re-inventan constantemente, por eso son líderes mundiales. ¿Podría USA seguir siendo líder si no fuera por la tecnología derivada del complejo militar-industrial y de sus guerras, donde experimenta el material, y luego lo convierte en el mundo civil en negocios empresariales rentables? Claro que no. ¿Podría Japón ser uno de los grandes, si no fuera porque de la imitación ha pasado al liderazgo tecnológico? ¿Y Corea del Sur? ¿Y China?. Las fuerzas productivas, es decir, el espacio que va desde la tecnología hasta la ciencia, son los agentes de la transformación continua y de la competencia en el sistema capitalista, son los agentes de la renovación interna, los que permiten que el capitalismo sea al menos mínimamente justificable, al menos en su dimensión de saber dotar de rentas a sus trabajadores en épocas de vacas gordas, que pueden ser casi todas, porque siendo líderes tecnológicos, casi siempre estamos en renovación y crecimiento. No me siento en absoluto identificado con el sistema capitalista que me parece injusto en profundidad y poco fiable en su dinámica, pero los países que han destacado en ese contexto, y son pocos, lo hacen bien, y se esfuerzan en derivar y generar tecnologías, a partir de saber aprender.

    Tenemos que saber aprender, y aprender no es sólo saberse de memoria lo que le obligan a uno a examinar, sino crecer como personas, crecer en la búsqueda, crecer en el esfuerzo, crecer en la investigación, y saber por qué lo hacemos, dónde estamos y para qué y qué utilidades derivamos de ese esfuerzo.

  4. Y todo empieza por la forma de aprender, todo. Cuando se aprende con ganas, cuando dan ganas de aprender porque el maestro o el profe son personas cercanas y que te abren caminos, y no burócratas que controlan lo que haces y te evaluan, cuando somos, cuando nos dejan ser, cuando los espacios de aprendizaje se abren a las innovaciones, a la participación, a la colaboración en vez de la competición, en definitiva, a la libertad y autonomía de los participantes y los tiempos de aprendizaje te parecen cortos, porque desearías que siguieran. Cuando ocurren esas cosas, y nos gusta lo que realmente en el fondo nos gusta, aprender haciendo con otros; entonces, las cosas son diferentes.

    Las escuelas y universidades españolas se parecen más a prisiones que a espacios de aprendizaje. Son lugares donde no hay libertad, donde los programas están decididos, donde sólo hay que responder a lo que arbitrariamente te piden en exámenes continuos, donde su área de autonomía es cortísima, por no decir nula. …….
    Los estudiantes están deseando terminar, estan deseando que todo se acabe, que los dejen, irse de ese mundo al que les obligan a estar encadenados. Quieren ser como Prometeo, quieren el fuego de la vida, y no la repetición y subordinación implícitas; quieren saltarse a los dioses, al sistema educativo, y llevar a todos la nueva de que es posible que nos hagamos nosotros mismos la comida, con el fuego que subyace en nosotros, ni siquiera es de los dioses, sino nuestro, porque los dioses no lo necesitan, están enterrados en sus propias cenizas …. encerrados en una lápida. No tienen fuego; el fuego y la indignación está en nosotros. Y nosotros, a partir de nuestra libertad y de compartirla, podemos inventar el fuego, esas llamas de vida que renacen en un continuum brillo ……

    No me extraña que quieran que todo termine …. con lo que unos jóvenes ya están viejos antes de ser maduros. ¿Nos damos cuenta de lo que está pasando? No es posible con estas enseñanzas, no es posible. Nos hacen viejos, nos encierran en nosotros mismos, se pierden nuestras mejores energías y voluntades ….

    ¿Qué estamos haciendo con nuestros hijos, con nuestros nietos, qué estamos haciendo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *