Evidentemente, menos que el invierno, que nos abruma con sus oscuridades y su falta de luz ….. pero ahora que el verano ya ha recorrido dos meses … y que estamos en plena “agostada”, que este año será también septembrada … cuando los días ya se están empezando a acortar …. y empieza a decaer la vida renacida de la primavera …. y los comienzos del verano …… Yo espero con anhelo, aún cuando he trabajado todo el verano en diversos proyectos, espero, digo, reintegrarme a la vida cotidiana …. rehacer otros proyectos, nuevos horizontes …. aunque sea con menos luz …. pero cambiando de ritmo y de tema.

Entradas relacionadas

4 comentarios en «El verano cansa»

  1. En cualquier caso, lo peor del veraneo es el regreso. Los regresos son siempre penosos, aunque uno espere encontrar a Penélope y reintegrarse a la vida con la mujer que ama. Cuando regresas pasan muchas cosas y todo se hace muy largo, muy espinoso, como le pasaba al pobre Ulises.

  2. Y si sois como yo, el regreso es más penoso. Empiezo a pensar en la maleta una semana antes, en lo que tengo que recoger y llevar, en cómo hay que dejarlo todo en su sitio, aunque luego no lo haga plenamente, en todas las cosas que pensaba hacer y no hice, aunque haya hecho muchas, …. en fin, el regreso es también un balance … y los balances como las pesas a veces están trucadas o nos trucan el cerebro.

  3. También se empieza a pensar en cómo estarán los que dejamos atrás con la ida, y en la casa, como estará, y en las plantas …. y en los problemas que han quedado pendientes y tendrás que intentar abordarlos y te agobiarán una vez más por lo difícil que es resolver cosas … y otra vez pensar más y más en la crisis, en la depresión, en un país que está deprimido y casi no tienes con quién hablar que no te pregunte, como lo ves, pues mal, como lo voy a ver …. si digo que bien …. me van a preguntar más …. mejor digo lo que todo el mundo piensa, mal, muy mal …. como aquél compañero -el único que he conocido- que siempre que te encontrabas con él … y a la pregunta manida de cómo estás, siempre contestaba: francamente mal ….. pues eso, francamente mal.

  4. He vuelto a estar en el paraíso …. solo dos días …. pero lo que más me gusta es no verme con demasiada gente, poder disfrutar de una naturaleza total a mi alrededor, comer razonablemente bien, y cosas buenas, naturales, en este caso, pescado …. No me preguntéis donde estuve, no lo diré … aunque sea difícil que nos encontremos allí ….. fueron dos días tranquilos y maravillosos, hasta en la pousada no había nadie, más que nosotros ….. pasear por la playa …. y que sólo estén pescadores recogiendo las redes, u otros que están pescando en medio de la mar, o ir a ver la puesta de sol … y que ni siquiera puedas tomarte una cerveza, porque todo está cerrado …. y nosotros solos ….. impresionante ….. claro que eso cansaría si se hiciese durante una semana ….. sin internet, sin conexión con el mundo …… estamos tan acostumbrados al bullicio, a las prisas, a la gente que nos invade …. que solo se puede aguantar el paraiso en pequeñas dosis …. dos días que valen por un verano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *