Propia experiencia: opción de proyecto

Hemos llegado al momento más importante de todo el proceso que hemos seguido. Podemos aprovecharlo intensamente o pasar superficialmente por este “final”.

Lo importante del “final” no es tanto: a) quedar bien y ser bien valorado y reconocido -sin duda, importante-; b) sentirse orgulloso de haber finalizado un trabajo escrito, como probablemente nunca se había tenido la ocasión de hacer; c) haber encontrado algunas líneas de trabajo que a partir de la acción-investigación se han hecho posibles, bien por imitación de otras experiencias, o bien por comprensión de alguno de sus significados; d) sentirse bien habiendo compartido todo esto con unos compañeros de grupo, que ahora son mejor conocidos, y mostrarse ante los otros grupos en toda la dimensión de lo aprendido; entre otras cosas.

Aunque todo eso es importante, puede hacernos dejar a un lado o no tener suficientemente presente lo que hemos aprendido y lo que eso significa como proyecto de innovación. La “gloria” casi siempre acaba ocultando lo importante por la satisfacción de lo inmediato y de las gratificaciones explícitas.

Disponemos ahora de un bagaje importante de “errores” y de “caminos” que hemos emprendido y nos han enseñado a encontrar otras salidas y soluciones: en definitiva, disponemos de una experiencia global de innovación -de trabajo en grupo construyendo un proyecto viable y transformador-, y TENEMOS QUE EXPLOTAR TODO LO APRENDIDO EN ESA EXPERIENCIA GLOBAL.

Por eso, cuando acabeis de presentar vuestro trabajo en la sesión de este fin de semana, no habéis acabado realmente, hasta que dediquéis un tiempo a comprender el sentido de todo lo que habéis hecho y de la experiencia global que habéis vivido. Es más, os adelanto que esa experiencia vivida es un buen punto de partida para montar el mejor proyecto de innovación social posible para vuestro tema. Si profundizáis sobre lo que habéis hecho, en grupo, siendo veraces con vosotros mismos, analizando lo que os ha ocurrido, es más que probable que déis un salto cualitativo en todo lo que habéis trabajado. Y esto que os digo no es una cuestión de ideología, sino de práctica innovadora.

En consecuencia, por favor, no terminéis vuestro trabajo, no lo déis por terminado cuando lo expongáis, que no quede como algo que ocurrió y que os ha hecho sentir satisfacción, sino como un paso más en el proceso de “conocerse a sí mismo”, de “conocernos a nosotros mismos”, y consecuentemente, estar en el camino hacia la innovación y transformación social.

Entradas relacionadas

8 comentarios en «Propia experiencia: opción de proyecto»

  1. ¿Por qué es importante ese momento? Porque está ocupado por la autocomplacencia y la desaparición de elementos críticos o su postergación a lo lejano y oculto. De esa forma, es muy fácil perder el sentido de la realidad y adherirnos al mundo del “placer”.

  2. Sin embargo, cuando uno puede realmente aprender en espiral es cuando ha terminado una fase experiencial del trabajo y se atreve a pararse y replantearse las cosas y sobre todo, comprender los errores cometidos.

  3. Cada vez que uno tiene la oportunidad de hacer una pausa, de recomenzar, de volver a empezar …. tiene la gran oportunidad de aprender intensamente. Por ejemplo, muchos trabajos terminan en unas conclusiones “cutres”, cortas, poco pensadas …. mala cosa, la prisa ha imperado para terminar y no se ha aprovechado el aprendizaje del camino; o …. muchos trabajos no saben hacer una segunda conclusión que analice como se ha trabajado, lo que yo llamo conclusiones metodológicas, dónde se puede aprender muchísimo para ser aplicado en otras ocasiones; o …. también otros trabajos, habiendo hecho lo precedente, no se plantean entender el sentido último del trabajo, su autoorganización, las oportunidades que se abren, o hasta repasar globalmente lo recorrido, darse un sentido global, un horizonte, una rememoración de lo que ahora queremos, y que en parte no sabíamos al comenzar a hacer el trabajo.

  4. Y además, tengo para mí que en nueestra experiencia están los mejores proyectos innovadores, “están”, pero muchas veces no los vemos, porque no le dedicamos el tiempo necesario. De ahí el título de la entrada.

  5. Siempre es el mejor momento para pararse y sintetizar, pero también el sol influye en todo esto, y los ritmos sociales, eso pienso. Dentro de un mes, el sol nos tendrá agotados, hay que aprovechar estos momentos …. hasta mediados de julio, al menos en el hemisferio norte. Yo tengo mas suerte, al estar casi en el ecuador, aunque un poco más abajo (unos seis grados), el tiempo es más estable y continuo, y es probable que si me lo propongo realmente, si tengo ganas, pueda hacer lo que pretendo, dos grandes sintesis que tengo que hacer este año. Una de ellas sobre el proceso seguido en innovación educativa, y el otro, a ver si soy capaz de integrar todas mis experiencias y siguiendo lo que me recomendaste -aunque tengo que decir que ya lo había pensado e intentado varias veces- en una especie de modelo general que permita a todos y a la sociedad en general, aprovechar lo poco que he aprendido en estos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *