¿Le queda algún petardo a Rajoy y al gobierno del PP? La verdad es que lo están haciendo tan mal, a pesar de hacer los “deberes” impuestos por los dominantes europeos y neoliberales, que ya lo empiezan a criticar ellos mismos y con mucha dureza. Hasta la Comisión Europea le da unos buenos palos, cosa poco normal en estas latitudes.

Rendas_02_11.jpg

Lo cierto es que no dan pie con bola, como se suele decir, y además, su comportamiento es regresivo y casposo: ni siquiera son presentables desde el punto de vista formal. La caspa se nota en cada intervención o no intervención: los ministros Wert y Guindos se llevan la palma ¿de oro?, y el señor presidente parece que se sigue creyendo un registrador de la propiedad recién opositado. Pienso que nunca en la vida -cosa parecida a la de Zapatero-, nunca en la vida había pensado llegar a primer ministro y claro, está perdido. Y más con la que cae.

Pero el problema es que cada segundo nos metemos en un lío mayor, y las cosas seguro que irán a peor, también por mala o ineficiente gestión, ni siquiera aplicando los mandados de los poderosos.

Realmente, da pena o damos pena, y así estamos de depres y apenados. ¿Cómo vamos a salir? Me temo que tal y como vengo afirmando desde hace mucho: tenemos depresión para muchos años, y lo peor es caer en el pozo, porque no es fácil salir de un hoyo tan grande.

Se habla de una evasión de capitales de más de 100.000 millones de euros -se deben estar poniendo las botas los paraísos fiscales, esos que nadie ha hecho nada para eliminarlos-, estamos descapitalizándonos, y empobreciéndonos: todo al mismo tiempo. La famosa amnistía no servirá para mucho, aparte de que está mal hecha y es claramente discriminatoria. Los aumentos de impuestos no servirán para recaudar más, sino para bajar los ingresos, y esto es un círculo vicioso de la pobreza. Así nos enseñaban hace años que se “metían” los países del tercer mundo en el círculo de la pobreza, del que no podían salir. Y mientras el país cada día más cabreado -tal vez los únicos empleos nuevos sean los de guardianes del orden público-, más que razonablemente cabreado, y viendo como los pocos recursos y aún el aumento de deudas públicas tienen un destino “sin fondo”, el sistema bancario: ¿Hasta dónde ha llegado este puñetero sistema bancario en la falta de profesionalidad y en la búsqueda de beneficios a corto plazo, antecesores de quiebras de otros a largo plazo? Resulta totalmente incomprensible, y el Gobierno sigue diciendo que el sistema bancario está bien -no le queda otro remedio, pero al menos si dijera la verdad las cosas podrían empezar a cambiar y sobre todo, las pagarían quiénes tienen que pagarlas, los que las han provocado, y no nos encontraríamos todos los días con jubilaciones millonarias de personajillos que han destrozado en su beneficio y en el de pocos, el sistema financiero-.

En fin, y como al perro flaco, todos son pulgas, aquí igual. El jefe de CSPJ no se va cuando le han pillado de cenas de amigos en Marbella -según parece eran todas oficiales-; el sistema judicial está cada día más proclive a lo que es: a favor del poder de los de siempre -y sino sólo hay que mirar un poco la historia-; el rey ya sabemos y su familia, un poco peor, gracias; el Estado de las autonomías a pique, porque les han encomendado educación y sanidad básicamente, y no pueden más; los ayuntamientos descapitalizados y sin muchas -yo diría que ninguna- alternativa; las Universidades empobrecidas y a mínimos; que podemos decir de la investigación y del I+D; y de innovación ya ni se habla -sólo quedan los vascos y algo los catalanes y algunos retazos por ahí, pero “rescoldos”-. En fin, ¡qué panorama! ¿nos vamos? Ya nos gustaría a más de uno.

Entradas relacionadas

5 comentarios en «Gravedad»

  1. La dominación del capital financiero es la gran locura que vivimos. El capital financiero no tiene raíces, y sólo un objetivo cuantitativo: más, más, más …. como el Tio Gilito, más acumulación de dinero. El dinero no tiene cualidades, sólo cantidades, por tanto, uno no se siente satisfecho por matices, sino por tener más … y esa es una filosofía de vida, que no puede entender la vida de los seres humanos, porque la ideología neoliberal-financiera no tiene cualidades, y por tanto, no siente, sólo disfruta sumando, sumando y sumando. Y ahí está la raíz última y hasta antropológica de nuestros males. Los que mandan …. son unos despiadados que sólo quieren más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *