Una vuelta de tuerca más a la explotación y la casi consiguiente alienación: el uso de la religión …. identificando religión y dioses con beneficios y productividad. Los neocon han añadido desde hace años una posibilidad no estrictamente nueva, pero si muy eficiente, juntando religión, dios y beneficio. Sólo voy a poner un ejemplo real para mostrar estas interrelaciones.

descarga.jpg

Una escuela de idiomas, un empresario mormón -como si uno estuviera en Utah, pero en otro país sudamericano-, unos profesores hiperexplotados y malpagados, una empresa que va “viento en popa” porque hace lo que desean los deseos más reconditos de los clientes, unas reuniones de confraternización …. cada poco, y de supuesta coordinación casi todas las semanas …. Las de coordinación no son tanto de coordinación como de “iluminación sobre la cultura empresarial”, y se juzgan actitudes o formas de hacer que no convienen al beneficio de la empresa, y se marcan objetivos -que más que objetivos son subjetivos- desde arriba para que los profesores una y otra vez se sientan más presionados, explotados y supuestamente, vinculados a las metas empresariales. En las reuniones de confraternización y socialización, se habla de dios y el beneficio, como fines inseparables, se busca en los familiares de los profesores, la complicidad para que ellos se sientan emocionados de “lo buena que es la empresa”, al tenerlos en cuenta, y se obliga a todos a ir a esas reuniones en días de asueto, es decir, fines de semana, y sin ninguna retribución …. y aún echándoles en cara que no pagan nada por estar allí, cuando la empresa subraga todos los gastos. Si me contaran que la famosa United Fruit hacía esto hace ciento y pico años, me lo creería …. porque es verdad, haciéndolo con personas con poca instrucción ni conocimiento, semi-esclavos, pero que lo haga una empresa con profesionales de los idiomas, es decir, al menos graduados o licenciados universitarios, y en muchos casos, más que eso, con algun master y algun doctorado, me resulta terrible. Como estamos cambiando las cosas que los procesos alienantes profundos se llevan a cabo hasta en las capas informadas de la sociedad, y con resultados evidentes, porque si no hay resultados, son fulminantemente eliminadas las alimañas que no dan esos resultados. Es penoso … y nos dice mucho de cómo está actualmente el mercado de trabajo liberalizado o neoliberalizado o neoconado en el mundo. Parece que no hay salida, que la alienación obligada, que asistir a estos auténticos “ejercicios espirituales-empresariales” es una obligación más de cualquier buen ciudadano …. que así contribuye a la mayor cohesión, alineación y alienación suya y de todos sus compañeros ……Me alucina, me alucina, me alucina, pero que conste que es cierto, y no exagero nada, ni una pizca ….. todavía podía decir muchísimas cosas más.

Por supuesto, el sistema, en este caso, la empresa de idiomas, utiliza a “capataces” auténticamente especializados en someter la individualidad o las críticas de aquellos que no han comprendido que “no hay vida, ni trabajo, si no se acomoda uno a lo que le exigen”. Los capataces, como lo han sido a lo largo de la historia, son más sádicos hasta que los empresarios, pero los empresarios no dicen nada de su sadismo, sino que éste sirve para sus intereses donde se fusiona a dios con el beneficio. Parece que estuviéramos en los peores tiempos de la revolución industrial, esos que nos cuentan tantas novelas y tantos Carlos Marx a mediados del siglo XIX, pero no, estamos en pleno siglo XXI y los métodos no sólo no han cambiado, sino que se han sofisticado hasta englobar a personas relativamente preparadas …. para abarcar a toda la humanidad ……Lo dicho: me quedé de piedra cuando me lo contaron, pero cada vez que lo pienso, creo que es todavía mucho peor …. y lo que nos espera.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.