Todo termina. Pero uno sólo es consciente cuando eso que se acaba es algo que ha dejado poso en la persona; si lo que termina es algo mediocre y con poco impacto, se olvida a los cinco minutos de la salida del aula.

Afortunadamente lo que termina aquí es una experiencia que nos ha llenado de satisfacción, principalmente creo que por lo novedoso, por la forma de aprender que hemos llevado a cabo. Por lo tanto de trata de una despedida positiva: da pena alejarse de lo bueno, precisamente porque es bueno. Y este curso lo ha sido.

Personalmente quiero destacar el método de aprendizaje que hemos llevado a cabo, completamente diferente a lo que conocemos, y probablemente mucho más efectivo. Aquí no consistía en encerrarse 5 ó 6 días en el cuarto para memorizar párrafos y párrafos, y vomitarlos después en el examen sin demostrar lo que sabes o lo que no; nosotros hemos trabajado e investigado por nuestra cuenta, con el hilo conductor de las clases y del blog, para aprender, no para vomitar nada. Y como alumno, uno está agradecido de que existan estos métodos más novedosos.

Publicado por javi

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.