Ni mantras, ni fantasmas, ni talento: action-research

Tomo aisladamente dos frases de un artículo muy “mantr-oso” sobre innovación, no vale la pena la referencia porque es malo y por ello quiero aprovechar para “reformularlo”:

25497_1109338349182_1698550072_197632_2301757_n.jpg

“Pero, el discurso no acompaña la acción, la innovación se convierte en una palabra vacía.

No avanzamos, retrocedemos. ¿Por qué? El motor de la innovación es el talento por el cada vez apostamos menos”

La primera frase expresa una verdad cierta que sin embargo es contradictoria con el mantra del autor que dice que recorre a los directivos (nada de crisis, sólo innovación), porque innovar no se innova con palabras, ni con mantras, sino con acciones, con atrevimientos, yo digo con action-research, pero poniendo muy claramente la acción en primer lugar. Y esto no es una boutade, sino una necesidad.

Luego comete el gran error de los últimos quince años en la “literatura” -casi toda- empresarial, conferir al fantasma del talento todas las virtudes posibles y alguna más. El talento no sirve más que para encubrir el nepotismo existente en la reproducción del modelo de poder en las grandes corporaciones, donde “el dedo” sustituye en buena medida a las competencias. Nada de talento, nada de fantasmas, lo que precisamos es esforzarnos, es ser sistemáticos, es ser más científicos, es movernos continuamente en una renovación y un diálogo con el río de la vida, aprender a adelantarnos y proponer deconstrucciones constantes … desde la humildad y no desde el talento.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Ni mantras, ni fantasmas, ni talento: action-research»

  1. El ejemplo es el BarÇa; Messi es un talento, pero cuando juega con Argentina no lo es tanto, ya que de Argentina se basa en la espera de “el talento”, no en lo sistémico, lo científico y el esfuerzo como el BarÇa. En el lado opuesto, el modelo del Real Madrid con su fantasma del talento CR7 y su “humilde” de Mourinho, que consigue resultados dejando tierra quemada por donde pasa, retrocediendo cuando los “resultadistas” piensan que avanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *