3 comentarios en «Abriéndonos (I)»

  1. La espiral …. en un movimiento de izquierda a derecha …. y escribiéndola o percibiéndola desde un centro …. y poco a poco abriéndose …. pasando por el mismo “norte o sur”, pero siendo diferente, estando en un nivel mejorado, más amplio, con más oportunidades, abriéndonos continuamente a oportunidades …… De los límites del núcleo, del punto inicial …. a la potencialidad de las aspas …..

  2. Una espiral de aprendizaje …. una espiral que va aportándonos más y más … cada vez que seguimos … que le damos la continuidad adecuada.

    Pensando: Lo hemos hecho bien o regular o mal, pero siempre es posible hacerlo mejor de lo que ha sido. El ciclo nos permite aprender continuamente, del error y del acierto.

    En el acierto, somos humildes y pensamos que es posible que otra vez no se repita …. o que aplicando lo mismo no sea posible repetirlo igual ….. tenemos que sentir que cuando acertamos hay que celebrarlo moderadamente, pero sabiendo que no hemos llegado, sólo hemos cubierto una etapa del camino.

    Cuando nos equivocamos, el error es nuestro mejor maestro ….. y por desgracia, como dice Nietzsche, no escuchamos a nuestros maestros con toda la intensidad que tendríamos que hacerlo, para que la siguiente vez fuese mejor que esta vez.

    Aprendemos sin embargo poco, cuando lo celebramos demasiado, cuando nos autoproclamamos los mejores, cuando nos creemos el centro del universo. Tampoco aprendemos cuando habiéndonos equivocado, no reflexionamos sobre nuestros errores, y no los atribuimos a otros, o a la suerte o a la casualidad. En esos casos, no aprendemos …. o aprendemos muy poco, mínimamente, por lo que la vez siguiente seguiremos sin estar preparados, ni para la victoria ni para la derrota, ni para el acierto ni para el error.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *