Y no son los famosos e históricos cien mil hijos de San Luis, sino el doble de paro que el año pasado en el mismo mes ….. impresionante.

20439_1327078107846_1557742710_812723_1680352_s.jpg

Hace mucho tiempo, desde antes de que se aceptase que estábamos en crisis, yo calificaba el fenómeno de crisis-depresión …. me parecía más correcto. Estar en crisis es casi normal, a fin de cuentas es una situación de vida, una situación que siempre es crítica, porque nos va en ello buena parte de lo que somos ….. pero estar en crísis-depresión significa que las cosas a medio-largo plazo no van a mejorar, sino que van a ir empeorando más y más, y esto es lo que está ocurriendo.

Por las tendencias encontraremos el punto más bajo, dentro de uno a tres años ….. por ahí, eso si no se complican más las cosas a nivel mundial. Nuestra economía está en el fondo -no es la frase tan manida: “está tocando fondo”-, está muy cerca del fondo ….. pero puede empeorar, lo cual es si cabe más grave, porque eso significa que las cosas se ven peor que hace un año, por ejemplo. Y la gente piensa que van a estar peor todavía …. lo cual no ayuda a remontar la situación ….. y ya lo creo que pueden estar peor …. porque los fondos se están agotando …. y tenemos una cifra desproporcionada de parados, claramente desproporcionada, y eso que sólo los contamos en función de que nos digan que quieren trabajar o no, porque si pensáramos en los que trabajarían, pero ya lo han dejado por imposible o se han desanimado total o casi totalmente o no se animan, porque para qué, los niveles de paro serían muy superiores a las cifras que nos están mostrando. Calculo que nuestro nivel de paro está en torno al 30%.

Y mientras, sin perspectivas, la gente está como los borrachos, habiendo perdido la conciencia y la necesidad de seguir …. tal vez por eso cada vez haya más alcohólicos y bebedores. Un sistema capitalista muy incapaz, que no produce empleo, que no forja proyectos o muy pocos, que no se moja, sino que a la primera de cambio, lo único que piensa es en bajar costos, en lugar de buscar nuevos horizontes, y nuevas formas de llegar al mundo.

Un sistema no sólo incapaz, sino con una concepción monopolista muy metida en sus carnes, lo cual significa que no se mueve por cualquier cosa, a no ser que la prima por encima del precio de mercado sea suficiente para que se muevan los engranajes, y que por tanto, piensa más en hacer negocio que en hacer empresa ….. No niego que hay un porcentaje de auténticos empresarios, pero son pocos en relación con lo que se necesitaría: falta emprendimiento, pero no un emprendimiento para hacerse rico en un día o en una semana, sino un emprendimiento que genere empleo, que sea útil socialmente, que busque nuevos horizontes y que facilite las cosas, contribuya realmente a la sociedad y a la cultura social. Por desgracia, estamos más preparados para “ganar dinero” sin mucho esfuerzo que para “ganar un dinero razonable” con mucho esfuerzo. En el fondo es una cuestión cultural. De ahí que el empresario medio en este país lo primero que haga para mejorar sus márgenes no es pensar en proyectos novedosos, sino en “ajustar costes” y el primer coste que se ajusta es la nómina, despidiendo a alguno de sus colaboradores. Política de corto plazo, política para ganar dinero, política para no estar justificados socialmente, política que no genera país, ni solidaridad, sólo individualismo, egoismo y oportunismo-corrupción.

Y este es nuestro panorama cultura puesto en crudo. Claro que nadie se atreve a decirlo, pero es preciso que quede constancia de que “hay mucha gente que no son/somos tontos”, y que sabemos lo que ocurre y por qué ocurre ….. y los líderes sociales, sean políticos o económico-empresariales son en general de segunda …. no se lo curran, ni saben mucho más que especular con los negocios ……

Todo esto que ya estaba muy metido en nuestra cultura se ha acentuado por las posiciones extremistas de los nuevos ricos USA, aquellos que tampoco piensan más que en ellos y en sus rentabilidades, cosa que tiene más que ver con que son más rentistas y menos empresarios. La abundancia nos ha llevado al rentismo, y los rentistas son muy exigentes con sus administradores y quieren que su dinero “produzca” mucho más del esfuerzo y riesgo que tienen por invertirlo, y de ahí, de la abundancia es de donde vienen estos nuevos vientos del oeste …. los vientos del Tea Party, los del conservadurismo norteamericano, de los neoliberales, con matices, claro.

Ese fenómeno ha acentuado todavía más -y hasta en cierto modo, ocultado- lo que realmente ha pasado en España desde hace más de quinientos años, en que por una pura casualidad -íbamos a las Indias, y encontramos oro y plata y de pronto nos hicimos ricos, producto de la rapiña y de la explotación de los nativos- “nos hicimos ricos”, nuevos ricos. Desde aquellos tiempos, nuestra cultura -y aún más con la decadencia imperial y las nostalgias consabidas- ha seguido siendo lo que es, un lugar donde se trata de ganar todo lo posible en el menor tiempo posible y a cuenta de quién sea posible. Me gustaría que alguien investigara de dónde han salido las grandes fortunas en España ….. sin ir más lejos, en los últimos cuarenta años, pero en algunos casos podría ser interesante indagar un poco más en el tiempo histórico.

Entradas relacionadas

Un comentario en «Otros cien mil»

  1. Por cierto y por desgracia, no eran cien mil sino ciento treinta y tantos mil ….. una cifra sorprendente … sobre todo, si tenemos en cuenta el “esfuerzo” del gobierno de ponerles las cosas más fáciles a los empresarios. O sea que más despido y desempleo, y la “flexibilidad” sirve para aumentar el paro …..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *