Esta semana una de las píldoras que les leí a mis alumnos fue de Marco Aurelio. Empieza agradeciendo …. agradeciendo a todos aquellos que le han ayudado a ser lo que era. Les decía como comentario que saber agradecer es empezar a crecer …. uno crece cuando agradece lo que tiene sentido agradecer.

No se trata de agradecer para quedar bien, sino para reforzar y recordar lo que ha sido positivo en la vida de uno. ¡Cuantos de nosotros se olvidan de lo que han aprendido y de quién lo han aprendido! Y, sin embargo, ¡cuántos maestros han rozado o inundado nuestras vidas, cuántos! Muchos y muchas veces piensan que su pensamiento es diferente, que ellos “lo han creado”, que …… cuando recordando los orígenes de cómo llegó a nosotros, no sólo nos hacemos un gran bien para cada uno, sino que deconstruimos la memoria y la historia de la humanidad. Me recuerda aquellos seres humanos de Ray Bradbury en “Farenheit 451” que se convertían en hombres-libro para conservar esa literatura que era quemada por la inquisición de turno. Deconstruir la memoria, no sólo es vivir desde la humildad de “no saber” y querer saber, sino también contribuir a que los demás sean conscientes de lo mucho que nos hemos beneficiado de sus esfuerzos por conocer …. de lo que otros nos aportaron.

Entradas relacionadas

Un comentario en «Agradecer»

  1. Y esto, tal vez, es más importante hoy, cuando con el “copiar y pegar” nos olvidamos fácilmente del origen de los pensamientos, de sus interrelaciones, y de la bondad de recordarlos y rememorarlos.

Responder a roberto carballo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *