Pobreza (para salir de la ….)

Sería ingenuo afirmar que es fácil salir de la pobreza.

caracas_ranchos-420x285.jpg

La pobreza se convierte en una especie de cárcel, se ha dicho, un círculo vicioso, pensando en ese carácter estacionario y repetitivo del círculo, sin salida de su propia dinámica, como lo es la predestinación religiosa o esas montañas rusas sin más salida que seguir para llegar al mismo sitio. Es en gran medida cierto, pero no del todo.

Frente a esta idea pesimista, está aquella excesivamente optimista que ve posible salir “si uno se lo propone”, tal vez hasta más incierta que la primera, pero que sirve para que las clases no empobrecidas reduzcan sus sentimientos de culpa a cero: “si están así es porque no han hecho como nosotros. Es que no quieren trabajar”. Tiene que ser terrible para un pobre que quiere salir del pozo, oír estas cosas, le tiene que sublevar, es una injusticia sumada a otra injusticia. La pobreza se reproduce como pobreza, y hasta como envilecimiento; es difícil salir, muy difícil, aunque no imposible.

En todo caso, salir casi siempre acaba significando arrastrar, como en las novelas negras, un estigma. Es cierto que quién llega a salir, siempre puede pensar que se ha hecho a sí mismo y que muchos a su alrededor o no lo han intentado o no lo han conseguido o no han tenido tanta suerte o hasta puede llegar a pensar como el establecido que pensaba que era porque eran más tontos que él o menos emprendedores. También hay muchos que superan el nivel vicioso del círculo y piensan en cómo ayudar a otros a superarlo, quieren remediar esa injusticia, y buscan diversas opciones para contribuir a hacer más humana la sociedad de la que partieron.

En cualquier caso, la proposición de que es más difícil salir del círculo vicioso y que no sólo es una cuestión de voluntad, está más cerca de la realidad social. Es cierto que muchas personas no tienen energía ni ganas para salir y hasta encuentran buenas formas alternativas de subir rápidamente, con lo que ellos suponen “un pequeño esfuerzo”, que pronto les malacostumbra a vivir relativamente bien y con mucho poder, sin haber hecho un gran esfuerzo por conseguirlo, sino sabiéndose acompañar de personajes límites o off limits, o bien utilizar su cuerpo para “dar el salto”.

A mi me parece realmente difícil superarse en esas condiciones. Por eso, el chico fotógrafo de “La ciudad de Dios” tiene tanto mérito sobreviviendo al ambiente que le rodea en la fabela carioca. El Buscapé acaba superando tanta violencia que le rodea, tal vez por eso la película tuvo tanto éxito porque la intelectualidad y pequeña burguesía que la admiraba, sentía que había esperanza. Tal vez la realidad es un poco peor, un poco peor ….. o tal vez un mucho. Aún así Meireles supo sacar partido de una realidad compleja ……

Salir de la pobreza tiene mucho que ver con el sentido del padre, bajo la mirada atenta y organizadora de la madre. En la pobreza, los defectos sociales, como por ejemplo el machismo, se acentúan. Lo cierto es que hay padres naturales, pero pueden ser, por muchas razones, “poco padres”, salvo excepciones. Tantas veces son las madres las que no sólo sacan adelante a los hijos –como se sabe las políticas de microcréditos son mucho más eficaces si se encauzan hacia las madres que hacia los padres, porque las primeras tienden a dar un paso en la educación o mejor educación de sus hijos, mientras muchos padres tienden a despilfarrar los créditos en tonterías, ilusiones o en vicios-, sino que proporcionan el sentido paterno preciso para que el hijo se interese por lo mucho que todavía puede hacer para “llegar a ser o estar” en mejor posición que su padre/padres.

Pero en la pobreza hay “poco padre”, ya hay bastante con seguir como se está, con sobrevivir al entorno, con al menos no caer más bajo. Por eso, es tan importante utilizar un sustituto del padre, un sustituto científico, auténtico, que no elimine al padre, sino lo recupere, y permita adentrarse a los hijos en el cómo, en las oportunidades, en lo que es posible, y aunque uno se equivoque varias veces, siempre es posible volver a intentarlo.

Método. Es lo que normalmente nos permite ser y atrevernos, saber algo sobre como se pueden hacer las cosas. Encontrar un apoyo en lo que otros ya han experimentado y les ha funcionado. Por eso, introducir método, sobre todo método científico y método grupal en la pobreza es un gran motivador, porque permite a las personas sentirse identificadas con algo, con ellas mismas, y hasta recuperar los planos indecisos que les han aportado padre y madre naturales.

La pobreza se disuelve –con dificultades, pero se disuelve- a partir del método, el método que nos permite saber cómo intentarlo, que nos permite atrevernos, que nos permite desarrollar las muchas o pocas capacidades que tengamos, que nos ayuda a protegernos del entorno, y a saber distinguir entre las alternativas que se presentan. Tendríamos que aportar método a la pobreza, y no subvenciones o caridades múltiples que al final no tienen más resultado que el enriquecimiento de algunos y el mantenimiento de la pobreza en la mayoría. La pobreza tiene que hacerse consciente de que puede construir su propia ruta para salir del círculo, una ruta basada en hacer el camino al andar, y que al mirar atrás podamos ver que algo se ha recorrido.

Entradas relacionadas

4 comentarios en «Pobreza (para salir de la ….)»

  1. Si hay alguien que me lea … me llamará ingenuo …. y puede ser que tenga razón …. pero mucha mayor ingenuidad es querer resolver el problema paliándolo con pocos recursos y a posteriori y sin salidas. Y es la práctica social que calma las culpas ……

  2. Excelente artículo sobre la pobreza. Como Trabajadora Social por más de veinte años deempeñandome en grandes sectores pobres de la provincia de Buenos Aires y aplicando programas de aistencia pública, doy fe que la solución, si es que la hubiere, no es ni la ayuda paliativa y con frecuencia con matices de clientelismo político que ofrecen las instituciones del Estado, ni el voluntarismo de las caridades religiosas, loables por cierto, pero ineficaces y contrarias a la dignidad, ya que desarrollan hábitos de dependencia en los asistidos sin darles oporuidad a la autonomía para hacerse cargo de sus subsistencia. Es un tema tan amplio y a la vez, creo que Ud. se ha enfocado en el aspecto más importante: el método como un eje articular alrededor del cual podrían organizarse múltiples redes sociales a través de las cuales la persona en situación de pobreza pueda desarrollar sus potencialidades para enfrentar ese flagelo, lograr fisuras por donde escapar del círculo que muchas veces, son generacionales y por lo tanto mucho más difíciles de superar.
    Hace dos años atrás generé una estrategia muy modesta en el ámbito educativo de mi pequeño pueblo natal, en Argentina, destinada a movilizar redes sociales y activar las naturales y formales existentes en la comunidad con relación al preocupante tema de la deserción de los estudiantes secundarios, un fenómeno creciente no sólo en ese peublo sino en varias regiones del aís, producto de un sistema educativo en decadencia, azotado por políticas educativas desafortunadas, presupuestos educativos magros y permanentes luchas gremiales con la consecuente pérdida que recae sobre el estudiante y en definitiva sobre el progreso de la sociedad.
    Lo cierto es que la experiencia halló gran eco en la comunidad pero no pudo subsistir por los impedimentos que la misma sociedad pone desde su entramado institucional. Son las contradicciones por las cuales, la pobreza parece ser un mal no erradicable. Sin embargo, cuando leo artículos como este, tan claros en su visión del problema y las vías para enfrentarlo, vuelvo a tener esperanza.
    Gracias por su trabajo, Roberto Carballo.
    Mis saludos cordiales.
    Jeniffer Moore
    Miami, FL USA

  3. Jennifer me amplía por facebook su experiencia. El relato es tan apasionado y tan motivador que vale la pena seguirlo … de la misma forma en que ha ocurrido:

    – Te dire que la experiencia de la cual menciono en el artículo surgió en unas vacaciones en Córdoba,
    cuando visite mi familia
    y vi que mi hermana, docente
    quien ha estudiado tardiamente y obtuvo ese titulo siendo ya una mujer pasados los 45. Estaba ganando un salario muy bajo en una biblioteca publica del pueblo donde vive mi pueblo natal. Le dije: hagamos un proyecto juntas
    y se lo presentas al intendente nuevo (habian cambiado las autoridades hacia poco y siempre es una buena oportunidad)
    – Pertenecian a la oposicion… el radicalismo. En fin, comenzamos a explorar y nos dimos cuenta que lo mas debil es la educacion en el pueblo y que un cambio podria ser bienvenido

    – Elaboramos una estrategia simple:
    hicimos varios proyectos breves abiertos como para despertarles la curiosidad:
    uno para modernizar la biblioteca
    otro para crear polos artisticos que atrayeran la juventud del pueblo
    uno sobre recuperar la historia de la comunidad
    y otro enfocado en la educacion media, un centro integracion para la educación y la cultura y asi le llamamos. CIEC

    – Mi hermana fue la mas impactada. No usaba casi computadora, le deje la mia y empece a enseñarle
    desde aqui a buscar a crecer con cursos online gratuitos
    ella comenzo a causar una impresion diferente en el lugar

    – Todos los proyectos los tomaron. La directora de cultura es una pintora que sabe de arte asi que se sintio en la gloria.

    – Todo servido, pero no nos importaba. Necesitabamos los recursos y ella los proveyo
    y empezamos a escribir mucho, con muchas ideas y sabiamos que las leian avidos

    – Asi fue como en ese año nació un taller de arte; tambien hicieron un trabajo espectacular con la historia del pueblo; la biblioteca se informatizó; se puso en red con las de las escuelas (el pueblo tiene 5 escuelas)y alli comenzamos con el punto que nos interesaba: lo educativo

    – Mi hermana, que ya se habia envalentonado y se sentía una reina trabajando tanto. actuo como coordiandora, y se abrio el ciec.

    – Fue maravilloso, 110 alumnos
    en un año. todos con mal pronostico estuvieron alli en ese ciec y a mi hermana la pusieron de directora del mismo con 3 docentes a cargo

    y la llevaron hasta la tv del pueblo a hablar del tema.

    – De esos 110 alumnos que tenian pronostico de riesgo de desercion, ninguno se perdió hasta hoy. El trabajo hecho con ellos, todos provenientes de familias pobres
    fue increible

    sin duda, es una gran experiencia

    – Lo fue, pero cuando las escuelas comenzaron a mandar mas chicos
    el municipio no podia invertir tanto en educación, porque para eso alla esta el ministerio de educación de la provincia
    y acabaron decidiendo que eso no podía seguir creciendo: una decision previsible, una especie de autoboicot.

    – Pero a mi hermana, que la tenian en gran estima, la pasron a un centro y hasta hoy sigue.

    La experiencia duró desde 2008 al 2010

    (He intentado ser lo más fiel posible a sus manifestaciones)

    Para mí ha valido la pena ….

  4. El método es pues la esencia, y el método nos permite conocer, también a partir de la experiencia, lo que es antes y lo que es después; lo que es más oportuno y menos oportuno; lo que es esencial y lo que no lo es tanto; con quiénes y de qué forma tenemos que actuar para no estar demasiado solitarios; cómo podemos hacer para abordar un emprendimiento o una acción social, sin encontrarse con las barreras que siempre habrá en cada acción innovadora; cómo podemos avanzar y compartir, sin perder; y así sucesivamente. El método se aprende a partir de un metodólogo que facilita en la misma práctica este tipo de elementos diferenciadores. El método no se aprende en los libros, sino en la experiencia, y aprendiendo de la experiencia, de la acción misma, analizando en qué nos equivocamos y por qué, y cómo podemos volver a intentarlo, es como poco a poco, pero a veces muy rápidamente, se puede salir del pozo …. Si, porque el pozo no es tan hondo como nos parece cuando estamos abajo …. en realidad, no tiene más de cinco o seis metros, pero a nosotros desde abajo, nos parece un mundo ….. pero cuando empezamos a ver la luz y el camino empieza a recorrerse, del pozo se sale casi en un periquete …. y todo ayuda a que las cosas salgan bien, porque dónde hay interés, dónde hay necesidad, hay energía y, aunque sea, la energía se saca del fondo de los mares, pero está ahí para que nosotros la pillemos, como se dice ahora, y empecemos a remontar las paredes ….. del pozo. Pronto ni nos acordaremos de que había un pozo …. a fin de cuentas no somos muy distintos que los organismos vivos …. que se autoorganizan tan bien … que es sorprendente que en medio del caos, se lo monten de esa forma …. eso nos dicen al menos los Varela, Maturana, Prigogine, etc.

Responder a Jeniffer Moore Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *