El día de San Juan recuerdo a mi abuela que venía por la mañana con sus plantitas, las mezclaba con agua y nos lavábamos las manos y los pies, toda la familia. Es un recuerdo muy intenso y muy claro.

AMANECER-Y-EL-ATARDECER-DE-UN-NUEVO-DIA-a19267280.jpg

El día anterior, es decir, el día de las hogueras habíamos montado una tremenda “larada” con mucho material y después de arder durante un buen rato, los palos maestros se caían y era el momento de empezar a pensar en saltarla. Los más atrevidos lo hacían enseguida. Los que éramos menos, lo hacíamos lateralmente y más tarde, sobre todo, cuando los que ya habían saltado nos retaban y retaban, aunque nuestras madres nos pedían que no lo hiciéramos. La noche de San Juan era una explosión de color. Desde la ventana de mi casa se veían todos los montes que rodean Coruña y en todos los pequeños pueblos de alrededor había una o dos hogueras ….. Era una fiesta muy local, de barrio o de cruce de calles, y en cada una de ellas se forjaba una hoguera. Ya siendo mayor, a los dieciseis o diecisiete, a uno de los cruces se le ocurrió poner un pick-up con música desde un segundo piso, dando lugar a un baile espontáneo. Al año siguiente todos fuímos a la hoguera de la Paz para ver si se repetía lo del baile.

Ayer tuve que conformarme con el encendido de varias velas …. a imitación de la hoguera …. Estamos en Madrid … y no se puede hacer fuego ….

¡Qué recuerdos!

La noche quema un mundo viejo ….. el amanecer alumbra uno nuevo …. necesitamos quemar una buena parte del mundo viejo, para poder hacer renacer un poco de mundo nuevo. Eso es para mí la noche de ayer y el día de hoy.

En nuestro país hemos quemado poco de los mundos viejos: y el mundo viejo cada vez es más dueño de nuestra vida. Necesitamos quemar muchas cosas que son lamentables y que nos hemos conformado con ellas, pero cada vez aprietan más y son más viejas y lamentables. Y no hemos sido muy decididos a la hora de comenzar un nuevo mundo, un mundo con otras reglas del juego, lo hemos tenido al alcance de la mano, durante la transición, pero …… la inflacion galopante, el pacto de La Moncloa y las medidas tipo FMI nos hundieron, dándonos la puntilla el famoso Tejero y sus secuaces, que fueron más de los que se descubrieron ….. Seguimos viviendo en un mundo muy antiguo. Yo sólo tengo que mirar la universidad en que trabajo y darme cuenta de lo antiguos y viejos que somos …. de lo poco que ha cambiado, si es que ha cambiado para bien en algo, porque para mal lo ha hecho profundizando sobre un modelo caduco, al que se ha querido añadir internet para “parecer que somos”. Nos han dado o hemos conseguido demasiado dinero fácil en Europa, y seguimos viviendo de subvenciones y cuando uno vive así, no hay nada que hacer …. la abundancia rompe el saco y no hay amanecer. Ahora queremos despertarnos de la noche ….. de nuestra cultura, pero necesitamos más y más energía para mover la estructura de intereses que se han forjado y que nos dominan.

Espero que seamos conscientes de que esta es una tarea a largo plazo, con insistencia, porque “Zamora no se conquista en una hora”. Se necesita paciencia, constancia y propósito claro, y seguir presionando, en un modelo pacífico, pero serio y capaz.

Entradas relacionadas

Un comentario en «La noche ….. y el amanecer»

Responder a roberto carballo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *