Cada paso, un paso atrás

El llamado Pacto del Euro es un gran parche más a favor de las clases privilegiadas y del sistema capitalista como conjunto.

5727401624_289b2a0cf7.jpg

Las palabras productividad y otras sólo sirven para encubrir la realidad del Pacto: bajar el salario real, dependizar más a los trabajadores de sus empleadores, y reducir más y más las prestaciones sociales, sean pensiones, sean prestaciones sociales o sea lo que sea, lo que se trata es de bajar el nivel de gasto público y, específicamente, el social.

El Pacto del Euro es una gran mentira a los pies de los mercados financieros, precisamente esos que hace dos años y algo estaban a los pies de los caballos y decían que era preciso cambiar el sistema capitalista, porque ya no funcionaba. Pues se lo han pensado mejor y desde hace dos años han vuelto a recuperar la iniciativa, presionando más y más sobre las clases trabajadoras y las clases medias, y desvalorizando su trabajo, sus prestaciones y las reivindicaciones conseguidas en muchísimos años de lucha y de negociación.

Otro paso de corte neoliberal, otro paso atrás …. Pero la gente empieza a reaccionar, y los 15-M avanzan inexorablemente. Las manifestaciones del domingo, de ayer, advierten que el movimiento no es una broma y que hay que tenerlo en cuenta, que no se puede seguir por aquí. Ya está bien, es preciso cambiar muchas cosas …. aquellas que sirven para mantener en las mismas manos el poder …. cuando ya muchas de esas cosas se habían negociado o luchado y conseguido que fueran una parte de nuestro patrimonio. Es grave lo que ocurre, muy grave, porque las cosas van a ir entrando en una mayor contradicción con el tiempo. Es evidente que los movimientos sociales se están dinamizando a marchas forzadas y que se tienen que atender muchas de sus reivindicaciones. El sistema tendrá que responder no con más “apretones de cinturón”, sino con buenas compensaciones sociales, económicas, culturales y políticas que reduzcan el impacto, cosa que parece que no es posible, o al menos, no parece muy viable. El sistema estará dispuesto a pactar algunas cosas, a ceder en aquellas menos importantes, y pronto sabremos cuáles son para él menos importantes, pero en las centrales pondrá un muro y la policía. No puede hacer otra cosa …. en ese afán desmesurado de acumulación de capital que invade el mundo y los grupos dominantes, desde que han descubierto que pueden someter a toda la población a base de invertir en países de bajos salarios y forzar a los salarios reales y sociales europeos y de otros países, a la baja.

Tal vez nos estamos acercando a un enfrentamiento de mayores dimensiones, debido a que las salidas son difíciles y los intereses de las clases dominantes y políticas son muy fuertes y no quieren perder ninguno.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Cada paso, un paso atrás»

  1. Militares, ¿para qué si somos pacifistas y pacíficos? Iglesia, para qué si ya razonamos. Políticos para qué, si sabemos participar y podemos hacerlo y participamos; banqueros para qué, para robarnos y expropiarnos; ……… Esos son los gastos que no necesitamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *