Un cambio auténtico

Estamos en el final de un master en Comunicación Social de nuestra universidad. En él, Omar de León y yo mismo somos los profesores de una asignatura “Innovación y Desarrollo”. De forma espontánea dos alumnas dicen lo siguiente en sus blogs respectivos:

Llegando a final de curso…

En estos días se va cerrando el año académico y, con ello, el máster de Comunicación Social que he cursado en los últimos dos años.

Ya es tiempo de balances para poder descubrir lo que iré trayendo conmigo desde esta experiencia. El posgrado de la Complutense me ha sido muy útil por diferentes razones. Por un lado he ido profundizando mis conocimientos y he afinado la capacidad de opinar sobre las cosas partiendo de una posición critica. Por el otro he entrado en contacto con una nueva realidad, social y universitaria, que he podido integrar con mi vivencia previa y enriquecerme.

Proviniendo de una formación filológica, el máster ha abierto frente a mi una nueva manera de ver y hacer comunicación. Cada asignatura, cada texto, cada debate y sobre todo cada docente ha ido aportándome un fragmento nuevo, que hoy me permite ver el todo comunicativo desde diferentes perspectivas, de manera flexible y adaptable al contexto, considerando todas sus múltiples facetas.

Debido al lugar en el que estoy escribiendo, me gustaría hablar más concretamente de la asignatura de Innovación y Desarrollo, razón por la cual creé y empecé a actualizar este blog.
Desde el principio la asignatura se ha ido planteando de manera efectivamente nueva e innovadora, haciéndonos vivir lo que se nos quería transmitir.

Me pareció muy acertada la decisión de los profesores de repartirse las clases, con intervalo de quince días, y con temática diferente: el Profesor Carballo con la parte práctica y el Profesor De León con la parte más teórica.

A través de estas clases he aprendido a trabajar en grupo de una nueva forma, con pautas, valores y prácticas compartidas y efectivas. Este aprendizaje ha sido beneficioso también para trabajos en grupo que estaba llevando a cabo en otras asignaturas, con buenos resultados. La puesta en común, la memoria de grupo sustentada a través de “reuniones”, mantener un ciclo de trabajo y sobre todo respetar la opinión de los demás, antes de dar la propia, me han ayudado mucho, no solamente para esta clase.

Otro aspecto a destacar es la importancia que se ha atribuido a la comunicación, vista como proceso básico para cualquier proyecto innovador. Se trata tanto del “dar a conocer”, como de la intercomunicación. En un proceso, todos los miembros tienen que estar conscientes de lo que está ocurriendo, porque nunca tiene que llegar todo desde arriba o todo desde abajo. Como hemos visto, lo ideal es empezar desde el medio de cualquier organización, para que desde allí se expanda a los demás sectores.

Me pareció muy oportuno también tratar del tema del papel del comunicador en la innovación. Unos ejemplos del rol que podemos jugar en este área son: facilitadores que ayuden las personas a hacer emerger sus necesidades, para que desde ellas empiece un proyecto; mediadores entre las instituciones y los ciudadanos; coaching que enseñen la importancia de la comunicación en los grupos; y muchos más..

Considero esta clase diferente respecto a las en que he ido participando a lo largo de mi trayectoria académica, por ser dinámica e novedosa. Solo lamento como se haya concluido la presentación de nuestro proyecto final, porque por el tiempo dedicado y el interés despertado y puesto en la asignatura mis expectativas eran distintas.

Publicado por Caterina Melani
Publicado por Prometeo 2011 en 08:47 2 comentarios
Enviar por correo electrónico
Escribe un blog
Compartir con Twitter
Compartir con Facebook
Compartir con Google Buzz

Finalizando Innovación y Desarrollo
junio 7, 2011 por Maria
Finalizadas las clases de la asignatura Innovación y Desarrollo y a punto de realizar la entrega del trabajo final, uno debe parar un segundo para reflexionar sobre la metodología aplicada por los profesores, que en cierto modo hemos hecho propia, y sobre lo que hemos aprendido durante estos meses.
En cuanto a la metodología, ésta no podría haber sido mejor: dos profesores, uno centrado en la teoría y otro en la práctica; lecturas que invitaban a la reflexión; debates entre los alumnos y los profesores; puesta en común de conocimientos aprendidos en el blog de la asignatura; y proyecto de investigación grupal, siempre muy positivo para intentar acercar posiciones entre los miembros.
Con esta serie de acciones, considero que hemos aprendido diferentes cosas, las cuales serán muy beneficiosas para nuestro futuro como profesionales de la comunicación para el desarrollo.
Por un lado, destaca la teoría, la cual en mi caso ha sido novedosa, ya que no conocía ni a los autores que hemos revisado ni las teorías existentes en torno a la innovación y el desarrollo.
Por otro lado, se sitúa la práctica, que ha sido aún más novedosa, puesto que no estamos acostumbrados a trabajar de la manera en la que lo hemos hecho durante estos meses: puesta en común de temas posibles de investigación; debates sobre cómo guiar el análisis; trabajo individual pero siempre orientado a ser compartido con los otros miembros del grupo; blog de la asignatura; presentación oral del trabajo y reflexión sobre el mismo; y entrega del trabajo revisado.
Por lo tanto, cabe destacar el aprendizaje práctico en cuanto a una nueva forma de trabajar que va a ser muy útil para nuestro futuro trabajo profesional.
Maria

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *