Innovación y lo pequeño

Yo he aprendido innovación con Pymes, si, he dicho, con pymes y me hubiera costado años y años hacerlo con grandes empresas. Algunas de las grandes fueron alguna vez innovadoras, aunque no todas, pero casi todas lo han olvidado. Ahora se dedican a controlar el mercado, a controlar al cliente, y a racionar la innovación, la mayoría de las veces proporcionada por otras pequeñas empresas más innovadoras. Si uno quiere aprender ha de ir a las fuentes del aprendizaje, y para aprender es preciso como dice Epicuro saber apreciar las situaciones de necesidad –que son fundamento de la satisfacción-, aquellas que nos impulsan a situaciones provisionales más positivas.

Yo aprendí innovación con Pymes. Las grandes empresas aportan sistemas, estructuras, organización, estabilidad, poder; las pequeñas aventura, riesgo, necesidad, dinamicidad, inestabilidad, reto, esperanza, innovación ….. Igual ocurre con los países y con los grupos sociales ……. en términos generales, claro. No vayamos a convertirlo en “verdades de fe”. Por eso, mi trabajo se ha preocupado de buscar salidas, de buscar rutas, de buscar métodos, de buscar rutas críticas de esos métodos, para que sean poco costosos y puedan ser fácilmente aprehendidos por los que los necesitan , especialmente por Pymes, ONGs, cooperativas, asociaciones y empresas emergentes e innovadoras, tipo internet o tecnológicas.

Entradas relacionadas

Un comentario en «Innovación y lo pequeño»

  1. Había una cita de Groucho Marx graciosa a propósito de lo pequeño:

    “Hijo mío, la felicidad está hecha de pequeñas cosas: Un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna”

Responder a roberto carballo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *