“…… Lo que me mata son las torturas. ¿Sabe usted lo que esto significa?… Algunas veces torturo diez horas seguidas…”
— ¿Qué siente al torturar?
—Cansa… Es verdad que hay relevos, pero se trata de saber en qué momento hay que dejar que el compañero nos sustituya. Todos piensan que están a punto de obtener los informes y no quieren ceder el pájaro listo al otro que, naturalmente, recibirá los méritos. Entonces, lo dejamos… o no lo dejamos…” Tomado de “Los condenados de la tierra” de Frantz Fanon

Y más adelante, sigue la entrevista:
” ….. Lo que hace falta, sobre todo, es no dar al tipo la impresión de que no saldrá vivo de nuestras manos. Se preguntaría entonces para qué hablar si eso no le salvaría la vida. En ese caso no habría ninguna posibilidad de poder obtener nada. Es absolutamente necesario que tenga esperanza: es la esperanza lo que le hace hablar”

Entradas relacionadas

6 comentarios en «Torturas»

  1. Estoy revolviendo libros en mi casa, sacándoles el polvo y viendo si me interesa regalarlos o quedármelos …l de ahí los reencuentros. El reencuentro es mejor que el encuentro, porque es la suerte que dice Nietzsche de que tengamos mala memoria, para volver a disfrutar de las cosas como la primera vez, o aún más.

  2. Cada título es una propuesta ….. un recuerdo, una rememoración, una alegría …. porque encontrarse con lo ya conocido es siempre una gran alegría, algo que no se puede expresar con palabras, o al menos hay que ser novelista para lograrlo, pero buen novelista.

  3. Los anexos de Fanon a su obra capital son más ciertas que lo que escribe, porque lo que escribe es producto de su reflexión, pero los anexos son experiencias. Es por eso que yo utilizo tanto los anexos, y también las notas a pié de página que llamo reflexivas, donde se encuentra uno con lo mejor de uno mismo.

  4. Pingback: Kyle Nopeman

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *