El sistema capitalista nos ha llevado a confundir sistemáticamente valor con precio. O precio con el último precio, el precio marginal … que también es propio del sistema. Es indudable que estratégicamente, es decir, a largo plazo, el precio oscila en torno al valor, pero el valor de algo siempre tiene que ver básicamente y en último extremo, con la cantidad de trabajo incorporado …… Sin embargo, los mercados pueden llegar a encubrir a corto, medio y hasta a largo plazo, el valor de las mercancias.

carnaval_de_venise_2003_021_422x317.jpg

Hoy observamos un rally de precios de las materias primas -no de todas, pero sí de muchas- lo cual induce a pensar que son escasas en términos de demanda o de presión puntual y básica de demanda. Esto está llevando a muchos países que viven de esas exportaciones hacia unas posiciones muy mejoradas sin haber hecho un esfuerzo añadido sobre el que hacían antes que los precios eran más bajos. Todo eso acabará revertiendo …. y esos países, como Argentina, tienen que aprovechar bien esas ventajas puntuales, no sería la primera vez que se confían y acaban cayendo nuevamente en el hoyo.

Y nadie debe olvidar el dicho atribuido a Antonio Machado de que “todo necio confunde valor y precio”.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *