Al menos, a mí me lo parece ….. me encanta empezar un programa, y más, si tiene una aceptación tan importante y en cierto modo, inesperada. Ha sido un comienzo muy positivo. Hemos hecho entre todos un gran trabajo. Y todos, creo que puedo afirmarlo sin temor a equivocarme, hemos aprendido de bastante a mucho.

NGC1975.jpg

El programa Prometeo tuvo su primer escalón en la parte que incorporaba a los profesores, entre otras cosas, para dar ejemplo, que es tal vez la máxima más máxima para un profesor: enseñar dando ejemplo. Vinieron profesores de varias universidades, de diferentes facultades y escuelas, y el conglomerado fue muy variado, diverso, como nos gusta a aquellos que degustamos la diversidad y la heterogeneidad. Hemos trabajado en un diagnóstico del sistema educativo, y hemos podido comprender cuáles son los puntos claves para abordarlo y mejorarlo. También nos hemos adentrado en metodologías y técnicas diferentes y diversas, que nos han permitido vernos reflejados en ellas, y al tiempo, vivirlas intensamente, para -como siempre ocurre en los procesos de aprendizaje- finalizar con síntesis que nos permitan dar continuidad al proceso iniciado.

Ha sido un gran día ….. Gracias a todos y a todas. Espero que nos introduzcamos en las tareas que dan continuidad a nuestro trabajo, con esas síntesis de aprendizajes, esas lecturas y ese blog, cuya dirección espero de todos vosotros. Un abrazo,

Roberto Carballo

Entradas relacionadas

3 comentarios en «¡Qué bueno es empezar!»

  1. El AHG funciona …. ya lo creo que funciona, funciona muy bien. Se puede utilizar en cualquier espacio, y a partir de cualquier colectivo. Funciona, primero, porque es básicamente práctico y experiencial; segundo, porque contiene implícitamente una carga teórico-práctica que lo convierte en una metodología y no en una técnica -esto quiere decir que no siempre se puede aplicar de la misma forma, pero se sabe, si se aprende, por donde empezar, por donde seguir y por donde terminar-, es un mix metodologíco donde confluyen método científico, action-research y shared learning y grupo de trabajo operativo. La mezcla conduce al AHG o aprender haciendo en Grupo o Aprendizaje exponencial (AEX). Tercero, porque es fácil de facilitar, y transforma los roles tradicionales y aún los modernos de profesores, consultores, asesores y directores o aún de profesionales. Cuarto, porque es una metodología de innovación, y eso quiere decir que “produce espacios de innovación” muy fuertemente consolidados. Quinto, porque apunta allí donde están los problemas …. y los supera a partir de sí mismo y de las energías de los participapntes, de los protagonistas ….. con poca intervención externa, sólo la mínima para complementar y sintetizar los pasos que van dando los protagonistas. Y muchos puntos más …. que ya he comentado en mis artículos y libros sobre la cuestión.

  2. AHG es el aprender haciendo en grupo ….. acción, investigación-análisis-interpretación, grupo de trabajo, intercomunicación, cocktail que hay que saber manejar. El principio básico, en contra de lo que piensan hasta los que se aproximan superficialmente, es el grupo de trabajo, y lo que eso significa, la aparición del otro, del otro como lo importante. En toda forma de enseñanza, es el profesor el protagonista. Aquí no es el alumno individualizado, sino el otro grupal, el otro trabajando con otros, el otro en toda su dimensión protagonista.

  3. Tampoco el énfasis está en el aprender haciendo …. que lo está, y sin duda, es importante, pero no es sólo aprender haciendo, porque eso nos puede llevar a un aprendizaje individualizado y competitivo y egoista. No, sin el grupo, el aprender haciendo es incompleto. Es el grupo el que da un tono diferente al aprender haciendo.

    Y por favor, no intenten confundirlo con técnicas que sólo tienen relevancia porque las promueven desde los centros de marketing los USA, como es el caso del aprendizaje por problemas …. eso no es más que una técnica de segunda división …. y por eso, no es más que una reiteración de situaciones, de las que no se sale, porque lo importante, no es decir que hay problemas, que hay que definirlos y que luego hay que buscarles una salida. Lo importante es cómo eso se haga. Hacerlo sin ninguna metodología grupal, como ocurre, sino a través de una simple mecánica, no transforma a los que lo practican, ni tampoco sobre quiénes se practica. Si queremos un planteamiento diferente, precisamos de lo que no tenemos y no se conoce: el grupo. El sistema capitalista no entiende ni quiere entender de grupos, porque el grupo le crea problemas … dentro de un sistema basado en el egoismo individual y en el beneficio, en el superman y en la resolución de problemas a partir de la autoridad y propuestos desde arriba. No es eso, si queremos cambiar, precisamos utilizar otros sistemas y metodologías. El AHG es una síntesis de metodologías … que permiten ser libre y al tiempo, crecer individual y socialmente. Es un planteamiento vivo, un planteamiento transformador e innovador … no porque sea un artilugio más, sino porque es una dimensión paradigmática diferente …. no nos movemos en el paradigma dominante, sino en su síntesis alternativa. Es una metodología alternativa, y por tanto, una metodología de la altersociedad o la altereconomía: una metodología para aprender a cooperar, una metodología para aprender a trabajar con otros, una metodología para desarrollarnos no sólo como personas y seres humanos, sino también como grupos sociales que vamos a cambiar las cosas …. las muchas cosas que no nos gustan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *