5 comentarios en «¿De vuelta?»

  1. Ida y vuelta …. no se puede volver si no se ha ido …. Ulisses va -y sabemos bien poco de aventuras de cuando se va-, intenta volver y aparecen los problemas y aventuras. La dificultad de ir es tomar la decisión de ir. Volver hay que volver. O no, porque hay gente que no vuelve, que se queda, con lo cual su viaje ha sido sólo de ida.

  2. Parece que no podemos comprender sólo un viaje de ida … sin su vuelta correspondiente. Por ejemplo, en las compañías brasileñas aeronáuticas, el viaje de ida cuesta casi lo mismo que el de ida y vuelta. Tanto que todo el mundo se apunta al de ida/vuelta …. creo que hasta puede ser más barato. No entiendo esa política de ventas, pero es así.

  3. Muchos emigrantes quieren sólo el viaje de ida ….. ya verán lo de la vuelta en su momento. Entonces, en la frontera, tienen dificultades …. y les preguntan: ¿no tienen vuelta? …. Es como si se conservara un tesoro que no se puede más que visitar …. pero no quedarse para disfrutarlo.

    Nadie te ofrece viajes de vuelta …. una vez tuve un accidente en un viaje, y me costó más de 24 horas de gestiones, a partir del hecho mismo de que hubiera tenido un accidente, y bastante grave, para que al final me “colocaran” en un avión de vuelta, que por cierto, dió muchas vueltas antes de traerme, pues hizo tres paradas técnicas.

  4. Las aseguradoras suelen proponerte que te asegures de la vuelta …. por algo será. La frase de Machado es sabia y a la vez pedánea, porque no se puede estar de vuelta si no se ha ido. Y es cierto, en el mundo hay gente que disimula estar de vuelta, y nunca ha ido a ningún sitio ….. y cada vez más …. sorprende la cantidad de personas que te dicen que ya saben x o y, cuando como mucho saben que el tema ese tiene tal nombre, y no podrían explicarlo si tienen que llenar un minuto de tiempo. Se obvia la experiencia, hablando de supuestas experiencias, que no lo son. Y sin embargo, se obvian las auténticas experiencias, porque se supone que son menos vistosas que las que se cuentan.

  5. Además, ¿cómo es posible estar de vuelta de algo que no se conoce? Pues nos encontramos a mucha gente, que “supera” métodos y procedimientos sin nunca haberlos usado, sólo porque leyó o le llegó el rumor de que no eran buenos, y muchas veces, el rumor es a la vez producto de otro rumor y asi. Total, que se fragua un estado de conciencia donde se rechaza las experiencia concreta de saber lo que es esa cosa y se sustituye por rumores y bulos. Malo de quién tenga que caer en ese mundo, porque esta perdido. Un bulo sobre cómo eres o como trabajas o como te muestras es más decisivo que una entrevista en directo donde uno se conoce con otras personas. Y es que todo está lleno de miedos, el primero, a uno mismo, que es incapaz de delimitar lo que vale y lo que no vale, discernir el grano de la paja, y así no vamos a ningun lado y desde luego, estamos de vuelta sin haber aprendido nada. Ulisses sí tuvo una vuelta, y en ella aprendió una enormidad …. y sufrió, claro que sufrió, como en toda vuelta, porque en realidad, la vuelta es la vida …. y si no has sufrido es porque “no estás de vuelta”. La prepotencia de decir “que estás de vuelta” es incompatible con la experiencia y sufrimiento de haber ido y haber vuelto.

Responder a roberto carballo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *