4 comentarios en «Maestro»

  1. Desde luego, coincido en que el sistema está en decadencia, pero habría que decir que las decadencias suelen retardar mucho las novedades ….. y hasta tienen un cierto saborcillo que gusta a muchos.

  2. “El sistema ha organizado un casino para que ganen siempre los mismos” …. Y así es desde siempre. El neoliberalismo y su correlato el mercado constituyen fuerzas no tan descontrolados y liberales como dicen que son: siempre tienen los mismos ganadores, los que tienen más. …. alguna vez uno se descuelga, pero enseguida otro u otros se aprovechan, y todo queda como estaba …. y siguen ganando.

  3. “Vivimos una época en que sobran decibelios y estrépitos ….”. Sin duda, para escuchar una buena música, como dice Confucio, no se necesitan decibelios, sino los justos, los adecuados al tipo de música. Y la música que escuchamos oculta su falta de sentido con su exceso de volumen. Por otra parte, se busca el estrépito, la noticia extraordinaria, lo nunca visto, continuamente, lo cual da lugar a que nada sea suficientemente estrepitoso o sorprendente. Ya nada nos sorprende, porque todo es sorprendente, pero a nadie sorprende.

  4. ¿En qué consiste la libertad de elegir? Si no tengo, no elijo, eso dice Sampedro …. por tanto, hay que tener para elegir algo … y el que tiene más, elige más …. aunque realmente no vale demasiado eso de poder elegir … porque lo que “nos jugamos” no son más que cosas …. aunque algunas personas, supuestamente interesantes, también están en venta ….. pero nadie va a reconocerlo, aunque formen parte del patrimonio del llamado ocio ostensible (Veblen).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *