Carlos García Moreno es un alumno mío de este año, de la clase de Políticas de la tarde. Para mí ha sido emocionante lo que dice ….. no es ni mucho menos el único que habla así …. cuando les he preguntado sobre lo que han aprendido durante los dos meses y pico que llevamos de curso.

img_[48_3].gif

La verdad es que me siento muy contento, porque cada día sale mejor todo, y siento un gran placer en que mis alumnos se sientan no sólo sorprendidos, sino y sobre todo, agradecidos y complacidos de participar en este proyecto. Haré comentarios sobre lo que Carlos dice.

>”La última clase del día. Tres horas de atención a profesores de distintas disciplinas a las espaldas. Aún queda hora y media de clase y evidentemente la capacidad de concentración es infinitamente menor que en otro momento del día. Veremos cómo es la clase de Sistema Económico Mundial y qué tal se cogen los apuntes…

Básicamente eso es lo que pasaba por mi cabeza el primer día de clase. Sin embargo, en los primeros minutos supe que estaba ante un modelo de aprendizaje totalmente diferente. Las píldoras no tenían nada que ver con la macroeconomía o con el FMI. Las píldoras te hacían reflexionar sobre cosas cotidianas de la vida en las que las prisas del día a día no dejan pensar. La metodología del profesor era la de transformar el alumno receptor y pasivo en ESTUDIANTE ACTIVO. Crear un blog, escribir, llevar noticias a clase, leer una serie de textos, comentarlos, un trabajo con nuevos compañeros y con tema a libre elección… APRENDER EN COLECTIVO.
La verdad que se agradece terminarlos dos primeros días de la semana con un clima distendido, MULTIPLICANDO EL APRENDIZAJE gracias al diálogo con compañeros con los que se comparte información. El hecho de que una clase a la semana sea para el trabajo facilita mucho las cosas y, a las pocas semanas, todos estábamos familiarizados con los términos de la agricultura ecológica. Además, la asistencia a clase es con interés y no por obligación, como debería ser cualquier asignatura de una carrera universitaria.
Pero el trabajo de aprender no acaba en esas 3 horas semanales. El resto de la semana tenemos un cuaderno abierto las 24 horas del día donde cualquiera podemos EXPRESARNOS CON TOTAL LIBERTAD. Estoy totalmente de acuerdo con la idea de aprender escribiendo. El esfuerzo que se realiza al enfrentarte a un folio en blanco es posiblemente mayor al de la lectura o el debate.
En definitiva, considero que se trata de una metodología que supone un soplo de aire fresco dentro de uncontexto universitario que sólo piensa en apuntes, porcentajes de asistencia y exámenes finales. Y lo que es mejor, todavía no hemos terminado nuestro trabajo y el aprendizaje exponencial ya hemos visto que está asegurado

Escrito por Carlos García Moreno

Entradas relacionadas

3 comentarios en «Aprendizaje exponencial»

  1. Entiendo que el aprendizaje exponencial se consigue:

    -primero, cuando no hay control, sino libertad;

    -segundo, cuando se aprende con otros, con un grupo;

    -tercero, cuando el ritmo es adecuado a lo que se quiere conseguir y se tiene paciencia suficiente para esperar los resultados;

    -cuarto, cuando aprendemos haciendo;

    -quinto, cuando somos conscientes de lo que estamos haciendo, somos nosotros los que lideramos el proceso;

    -sexto, cuando estamos internamente motivados, nos gusta lo que hacemos y lo que aprendemos;

    -séptimo, cuando pensamos que somos igual que inteligentes que los otros, pero hemos adquirido voluntad para aprender, y con la voluntad el gusto por hacerlo;

    -octavo, cuando trabajamos el método según aprendemos, es decir, hacemos que el método no sólo nos guíe, sino que lo introyectamos como un aspecto más del aprendizaje;

    ……………

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *