“Esta nuestra isla, en casi todos estos últimos veinte años, ha soportado el peso de consejeros y personas cuyos principios y propósitos pretendían corromper nuestras costumbres, cegar nuestro entendimiento, esquilmar nuestra riqueza, acabar destruyendo nuestra constitución ya fuera de la Iglesia como del Estado, hasta llevarnos al borde de la ruina”

oros.jpg

Parece escrito para también para nosotros. Lo escribió Jonathan Swift a mediados del XVIII. No puede extrañar que escribiese también esos novelas de enanos y de gigantes, de gulliveres. Tampoco extraña que todavía siga habiendo personas así, y tal vez muchas más, “que corrompen las costumbres”, con malos ejemplos, “que ciegan nuestro entendimiento”, aturdiéndolo con publicidades y misivas envenenadas de intereses egoistas, “que esquilman nuestra riqueza”, poniéndola a disposición de especuladores, banqueros y demás ralea, y que por supuesto “destruyen nuestra constitución” y algunos de los principios básicos en los que está construída, en tanto se fijan en aspectos que les dan nuevas ventajas, posiciones, intereses y corrupciones ….. que facilitarán que se mantengan en posiciones de poder, sean gobierno u oposiciones.

Entradas relacionadas

4 comentarios en «Los que corrompen»

  1. Lo peor de las conductas inmorales o amorales es que partan de personas supuestamente cualificadas y que se hacen llamar “personalidades” para distinguirse de los mortales. Y es peor porque supone unos ejemplos lamentables … ejemplos que se reproducen como todo lo que se ve …. Si los inmorales escribieran y ese fuese su ejemplo, es más que probable que no constituyese una buena pauta para ser reproducidos, pero lo que hacen lo hacen, es decir, el ejemplo es vivido, y por tanto, “da pie” a seguirlo, porque ha sido hecho.

  2. Si, “cegar el entendimiento” es uno de los grandes objetivos ocultos en el comportamiento del poder y del sistema económico. Sólo interesa que una minoría esté preparada, pero siempre que lo sea de forma especializada, y sin tener una visión de conjunto. Los otros, la mayoría, con tan de saber leer y escribir y las cuatro reglas -bueno, tal vez dividir es muy avanzado- les llega. Una de las grandes contradicciones del sistema actual es que prepara mucho mejor a la gente de lo que necesita, por eso no le valen los que vienen muy preparados, excepto si son amigos de los jefes o sus parientes cercanos o inmediatos. Prepara mucha gente, la gente se entusiasma, encuentra placer en aprender, y aprende, y entonces, piensa, piensa por su cuenta, y eso no es lo más oportuno, es mejor que sea un buen especialista y que podamos asignarle una tarea dentro de un conjunto y si puede ser que no vislumbre lo que está ocurriendo, sino sólo esté al tanto de lo que él tiene que hacer y lo haga bien. Ya otros combinarán sus esfuerzos. Esa es la razón principal por la que la llamada inadecuadamente organización científica del trabajo o conocida como fordismo no ha sido superada en las organizaciones jerarquizadas y en las grandes corporaciones. Se prefiere que la gente tenga dividido el trabajo a que le hagan frente de forma compleja y realmente motivados, sabiendo lo que hacen. Una gran paradoja, que como toda contradicción, no tiene una salida muy airosa.

  3. Y ya lo creo que no sólo directamente los corruptos, los corruptores, “esquilman nuestra riqueza”, sino también la de la naturaleza y nuestros equilibrios con ella. Un ejemplo evidente son los temas del cambio climático y cómo se eluden una y otra vez las responsabilidades de los que detentan el poder para hacer frente al tema, que ahora ya se piensa que no tiene remedio, y que lo que hay que hacer es negocios en torno a la realidad del mismo cambio climático, por lo que en vez de combatirlo, lo aceptamos y nos seguimos “esquilmando las riquezas” sean humanas o naturales.

  4. Por tanto, corrupción de costumbres y malos ejemplos y enseñanzas, en primer término; “cegar el conocimiento y el entendimiento”, sobre todo el entendimiento, en segundo término; y finalmente, dejarnos “tan en pelotas” como deja McCormac a sus personajes en “La carretera”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *