Hace poco se republicó el opúsculo atribuido a Jonathan Swift “El arte de la mentira política”, es decir, algo así como lo que dicen los documentos de la Secretaría de Estado USA y no debe ser conocido por el pueblo, pero por culpa de Assange y compañía -creo que hoy mismo lo acaban de apresar …. parece ser que para que no siga-, nos hemos apercibido de lo que ya sabíamos, pero ahora sabemos que es propiamente verdad … y no las mentiras que siempre nos cuentan.

demos.jpg

Dice Swift: “El arte de la mentira política es, en efecto, el arte de hacer creer al pueblo falsedades saludables con vista a un buen fín …. porque “el pueblo no tiene ningún derecho a la verdad política como tampoco debería poseer bienes, tierras o castillos”….. “La masa es crédula, miente, y puede ser engañada del mismo modo en que, como suele decirse, se engaña a las mujeres y a los niños. La mentira es su elemento natural, el aire que respira; así, se necesita más arte para convencer al pueblo de una verdad saludable que para hacerle creer en una falsedad saludable” ….. La ironía de Swift casi roza la perversidad o la tesis implícita en lo que no se dice …. y ahora se persigue al mensajero, por decirlo.

O sea que hay que “pagarle” al pueblo con su misma medicina, saludable o no, pero aquello que mejor conoce ….. No me digan que no es un gran argumento, sobre todo teniendo en cuenta, el punto de partida de Swift que atribuye la mentira al lado cilíndrico de nuestro cerebro, heredado del diablo, que deforma la verdad sistemáticamente. Fabuloso punto de partida de un buen opúsculo.

Entradas relacionadas

3 comentarios en «Mentira política»

  1. “Hemos de proceder de tal manera que no nos sonrojemos ante nosotros mismos”. En este opúsculo se cita mucho a Baltasar Gracián, hasta una frase suya lo antecede. Esta que he puesto también tiene lo suyo.

  2. El mismo Gracián decía: “Sólo vive el que sabe” …. o sea que negarnos las evidencias es algo así como evitarnos vivir ….. eso es lo que hace el poder …. mentir y mentirnos y evitar nuestra consciencia y la rebelión y expresión de libertad consiguientes.

  3. Swift habla de “arte” para referirse al arte de hacer creer al pueblo falsedades saludables y hacerlo a buen fi. Lo denomina arte para distinguirlo así de la acción de decir la verdad, para la cual al parecer no se necesita ningún arte”. Y en eso coincide con Nietzsche, cuando piensa que decir mentira es más difícil que decir verdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *