A Madrid o a Sevilla, tal vez los grandes abanderados del mundo del toro y el torero, yo diría que no les gustan los toros, sino los toreros.

toros_favelis1.gif

No pueden gustarles matar de esa forma a un toro, si es que lo admiran tanto. No es posible que nos guste si vemos desangrar y destrozar a un ser querido, y se supone que el toro lo es, o al menos, esos dicen los que les gusta: ¿Cómo es posible que les guste ese espectáculo sádico? ¿Cómo es que lo han convertido en una fiesta? ¿Cómo puede ser una fiesta destrozar a un animal? ¿Estamos locos o …… estamos locos?.

Hay mucha agresividad, y muchas veces no contenida, en el mundo de las plazas de toros, una agresividad que se ceba en el toro; así como de la misma forma y siguiendo el ejemplo de las plazas, también se aprovecha para difundir una cultura lamentable de tortura de ese animal y de otros muchos, como las cabras, las vacas, y otros …… a lo largo de buena parte de este país.

Los periódicos hacen de los toros un espectáculo y en vez de “prohibírselo”, como han hecho -y bien hecho- con el boxeo, se extienden en cuanto viene la temporada como si no hubiese otra cosa que hacer que ver matar y torturar a un animal en una plaza cerrada, después de haberle hecho de todo, y ……. en fin, todos nos sabemos lo que eso es: una animalada. Pero resulta que no es una animalada hecha por un animal, sino hecha sobre un animal. Enfermos …. sí, enfermos.

Hay “tradiciones” que matan y torturan, y lo que no entiendo es porque nosotros, habiendo sido los más avanzados en el uso de la Inquisición, porqué, digo yo, no seguimos conservándola ….. porque realmente también era una tradición de casi 400 años, más que los toros, que no llegan ni a los doscientos.

Parece que queremos ser “el culo de Europa”. Pero un culo ensangrentado. Matar animales de esa forma es sintomático de lo que somos. Y permitirlo social y políticamente, también.

Decía al principio que a la gente que va a los toros en Madrid y Sevilla no les gustan los toros, sino los toreros. Y así creo que es …… pero sería difícil de explicar, ese trabajo sucio que hacen los toreros “vestidos de luces” con unos pobres animales, que además les insultan, sobre todo cuando son realmente bravos, es decir, se rebelan contra esa injusticia y quieren huir y si puede ser abrir las puertas a cornazos. ¿Qué haríamos nosotros si nos encerrasen en una plaza, con un torero-toro como toreador, con unos picadores en forma de pez espada …. con unas banderillas colgadas de nuestro lomo ….. ? ¿Nos dejaríamos matar y torear, como dicen los que dicen entender de toros, de forma casi plácida y al servicio del espectáculo y del “buen hacer” del torero o nos rebeleríamos, aunque sólo fuese por una última oportunidad, e intentaríamos por todos los medios huir, aunque fuera matando a los que se pusieran por delante? No hay argumentos …. no son posibles los argumentos, sólo “razones” ignorantes y profundamente asociales, amorales y agresivas.

Tengo mi teoría sobre el torero y su representación, pero hoy no la expondré, porque he tenido que pensar demasiado en una materia que me destruye como persona y como ciudadano de un país que permite estas animaladas ….. y no tendría sentido ahora contar una cosa teórica sobre algo tan triste y tan lamentable, como es todo esto.

Entradas relacionadas

11 comentarios en «Madrid y los toros»

  1. En el fondo, a los que les gusta los toros, parece que materializasen su agresividad en otros, a través de la mediación del toro. ¿Tendrán tanta rabia contenida? ¿Serán los ochocientos años de guerra civil que tuvimos en lo que se ha dado en llamar Reconquista? ¿Será que los toros vinieron a sustituir a esa etapa de guerras civiles, y luego a la que siguió de conquistas desaforadas, también con mucha más sangre de la que normalmente se reconoce en los libros de historia que nos dan para nuestra educación?

  2. Podría ser una hipótesis …. aún así tuvimos la mar de enfrentamientos en todo el XIX y también en el XX y seguimos con rencillas pendientes y sin reconciliarnos realmente entre nosotros …. ahora están los recuerdos, y muy fuertes todavía, de los vencedores y vencidos de la guerra civil, del derrocamiento del sistema político legalmente constituido.

  3. ¿Estarán los dos bandos en la plaza? Será el toro el “malvado” representante de las “izquierdas” y el torero el “salvador” de las derechas?. Es una buena pregunta, pero no creo que vaya bien encaminada, aunque puede ser complementaria.

  4. Porque también los toros divide a nuestra sociedad ….. y mucho, y cómo no iba a ser de esa forma, y si no lo es más, es porque al final “pasamos”, pasamos, pasamos. Tal vez porque pensemos que igual que cuando protestamos por algo, nadie va a arreglar nada y van a seguir las cosas como están.

  5. El Parlamento catalán ha dado un paso, pero inmediatamente las “fuerzas vivas” han respondido con críticas globales y con anti-constitucionalidad al canto. Con más fuerza por supuesto que con el tema del tabaco, pero en el mismo sentido.

  6. Ha sido, es, sin embargo, una oportunidad histórica para reconciliarnos con nosotros mismos, para dar un paso hacia Europa, para contener nuestros impulsos sádicos y homicidas (en último extremo, conquistadores). Parece que no la aprovecharemos, quedará en algo que se ha proclamado, pero acabará en anti-constitucional. Ya se han dado pasos en ese sentido, y hasta han pasado el trasto, o quieren pasarlo, del mundo de Interior al de Cultura: ¿cultura? ¿que puede hacer Cultura en esta incultura, en esta cultura que nos avergüenza, en este hoyo que nos vuelve a las tinieblas y a la oscuridad?

  7. A las tinieblas y la oscuridad del fondo del armario, de la vergüenza de pertenecer a un país que tortura y mata conscientemente animales públicamente. No hay disculpas posibles …. no tenemos disculpa.

Responder a roberto carballo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *