¿Un país de pena? ¡Ya está bien!

Sara Bueno, alumna de este año, hace esta reflexión sobre Belen Esteban y sobre la sociedad española. Lo que dice no tiene desperdicio y por eso, me atrevo a reproducirlo en mi blog. Coincido en una buenísima parte de lo escrito y espero que muchos seamos capaces de frenar este movimiento depresivo social en el que parece que nos hundimos un poco más todos los días. Ya no sólo sirve mucho menos que en cualquier país civilizado, aprender y esforzarse en comprender y en llegar al conocimiento y aplicarlo, sino que aún encima se prima y se sublima la ignorancia, la falta de educación y otras “virtudes” como formas para conseguir lo que parece que ansía una buena parte de nuestra población, salir en la tele y ganar dinero sin hacer nada y siendo, lo que mi madre, denominaría, “una lercha”. A mí me pasa como a Sara, me da una mezcla de pena y de rabia. E intento buscar alguna explicación a todo esto, y sinceramente no la encuentro más que si miro muy perversamente nuestra realidad.

Belén Esteban

Hoy es miércoles, y el miércoles es mi día libre. No suelo trabajar y tampoco tengo clase. Aprovechando el sol y el buen día, he quedado con unos amigos para ir a tomar unas cañas a una terracita, entenderéis ahora porque adoro los miércoles. Entre miles de conversaciones interesantes y otras muchas banales, ha salido a relucir Belén Esteban, la nueva “princesa del pueblo”. Personalmente me parece patético que esta sea “la princesa de España”, pero muchos otros no comparten la misma opinión que yo. Me han comentado algo acerca de un vídeo de youtube, en el que nuestra querida princesa demuestra sus conocimientos históricos…..Al llegar a casa me he decidido a ver el vídeo…..y después de verlo creo que me he quedado sin palabras.
Entendedme: yo no critico a la gente que no sabe. Yo no sé mucho de tantísimas cosas… tampoco creo que tenga que ser motivo de vergüenza el no haber estudiado, el no hablar correctamente o el tener lagunas de conocimiento. Lo que me revienta es la actitud contraria, la exhibición con orgullo de la ignorancia y el menosprecio a cualquier cosa que huela a sabiduría. Me duele el desprecio a la educación, en todos sus sentidos… y me da una pena que me muero.

Tenemos lo que merecemos. Nos lo hemos ganado a pulso. España siempre ha sido un país donde se aplaude al pícaro, al que estafa a hacienda, al que cobra el paro y trabaja a espaldas…. la honradez y la cultura siempre han faltado en este país, no ha sido la llegada de Sálvame la que lo ha provocado.
A mi parecer, es mucho más preocupante los brutales niveles de fracaso escolar y de incultura entre nosotros los jóvenes, que el hecho de que una majara ocupe horarios de máxima audiencia en un medio de comunicación. Aunque ¿qué podríamos esperar de Telecinco, cuyo cabecilla es Berlusconi, uno de los entes más reprochables que habitan en el universo? Nada y, si algo se puede esperar, no es bueno.
Somos una fabrica de burros….aquí la gente joven sabe quien es Belén Esteban, y una larga lista de despropósitos de los medios de comunicación, pero no tienen ni idea de quien se presentará a las próximas elecciones, quien es Gandhi o incluso porqué en América Latina se habla castellano.

Últimamente esa actitud está más de moda que nunca. Tenemos una perfecta encarnación en la dichosa Belén Esteban, que no sabe nada, no quiere saber nada y se jacta de ello. La mala educación, la zafiedad y la ignorancia puestos en un pedestal día tras día. Todo el mundo la aplaude porque ella es “auténtica” (signifique lo que signifique eso). Conozco a mucha gente a la que le gusta ver a la Esteban y es curioso, porque hay toda clase de personas entre su público. Entre ellos, los que más me llaman la atención son dos tipos: la gente que tiene (o cree que tiene) más educación que ella y la ve como un divertimento, incluso algunos como un consuelo (yo soy mejor que ella), o los que son como ella, que han visto como la ignorancia y la mala educación también te pueden hacer triunfar en la vida y que hay que sentirse orgulloso de ello.
Eso me da miedo: que se extienda y que sirva de ejemplo a más bobos, que opinen que el no saber nada es estupendo. Que el presumir de ser zafio e inculto se convierta en políticamente correcto y sea bien visto.
Lo que llevo peor con diferencia, es esa actitud de orgullo con el que exhiben su ignorancia y su cortedad de miras. Esa actitud de “no sirve para nada, no me interesa. Eso que cuentas y a lo que dedicas tu vida es una mierda. Yo quiero jugar a la Play / irme de compras al Centro Comercial y ya.

¿De que se extraña la gente? ¿Qué problema hay? Total, en 15 años ya llevamos 3 o 4 reformas educativas, con el único denominador común de bajar descaradamente el nivel educativo. Cuanto más borregos ,mejor.Un dato: en Derecho, la asignatura de ética es optativa.
La casa se construye desde los cimientos, y lo mejor que podría hacer el gobierno es dejar de gastar dinero en gilipolleces: cambiar muñequitos de semáforos y señales para ponerles faldita, premiar a las empresas que respeten la paridad (cuando en una empresa deberían estar los mas capacitados, dando igual el sexo que predomine), el ministerio de igualdad y todas las estupideces que la mayoría conoceréis; y gastar este dinero directamente en educación, puesto que los niños de hoy son los hombres del mañana.
¿Cuál es el problema? Que son medidas a largo plazo, y con las medidas a largo plazo no se ganan votos, sólo se ganan con medidas a corto plazo, normalmente muy bonitas pero vacía o perjudiciales a medio plazo.Que asco me da la política, tanto la de unos, como la de otros.
Publicado por Sara


El video al que hace referencia Sara lo he puesto en el primer comentario.

Entradas relacionadas

6 comentarios en «¿Un país de pena? ¡Ya está bien!»

  1. Si, tenemos lo que nos merecemos …. nos hemos dedicado a engañarnos hasta a nosotros mismos …. ¿qué podía salir de todo eso? Lo que tenemos …. es decir, prensa hiper-rosa, llena de inmoralidad, de incapacidad profesional, de ninguna cosa que no sea el maldecir y el criticar; televisiones de mierda que sólo ganan dinero haciendo trampas, entre otras, su forma de hacer publicidad, completamente manipuladora de la audiencia -mis amigos extranjeros se sorprenden siempre que ni siquiera la publicidad esté anunciada, sino que se puede hasta confundir perfectamente con lo que se está viendo-, propietarios y gestores de prensa particularmente canallescos y contradictorios; etc. etc. etc. ¡Vaya país! De auténtica pandereta.

  2. Ah, y esto no es muy distinto de lo que hemos vivido culturalmente en otros siglos. Cuando Lucas Mallada escribió Los Males de la Patria, ya hablaba de esto mismo, entre otras cosas …. no es nada nuevo bajo el sol. ¿Cómo vamos a inventar, si hasta un supuesto pseudo-filósofo-ensayista como Unamuno afirma lo que afirma, y hay muchos que siguen sintiendo lo mismo que él decía? ¿Cómo podemos investigar y avanzar si una buena parte de nuestra juventud está perdiendo el tiempo viendo chorradas o jugando a chorradas o desvalorizando aquello que tendría que ser básico para ser, para ser humano, y no para ser un animal?

  3. Aquí si que vale la propuesta de Cantona de boicotear este tipo de “prestación” antisocial y expresar nuestro gran cabreo ante tanta ignorancia agresiva y prepotente. Aunque, bien visto, ¿como no va a ser la ignorancia prepotente? Ese precisamente es nuestro problema, demasiada gente que no acepta lo que sabemos y que por tanto, no admira a sus maestros y a sus padres, o a sus creadores, ni tiene reconocimiento por la mejora de la vida que nos ha causado todo esto como sociedad, sino que prefiere fomentar la ignorancia, la tontería y la perversidad. ¡Lamentable!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *