Madrid está casi en el centro del país, igualmente casi en el centro de la meseta, elevación de 600-700 metros por encima de la periferia y el nivel del mar. Madrid es un centro en sí mismo.

atmosfera.jpg

Madrid no percibe los olores ni los fragores, ni las tempestades del mar -no se ve el mar desde Madrid-, tampoco percibe fácilmente la libertad que eso conlleva, la aventura para vivir que supone sentir el mar y sus accidentes climáticos. Tanto no percibe Madrid el mar que España es el país europeo con más costa, y sin embargo, no utiliza prácticamente la navegación para el transporte de mercancias o de personas … cosa casi incomprensible para cualquiera que supiese comprender lo que significa el mar como autopista natural. Madrid es un centro. Ya he comentado que Madrid es un microclima muy particular y muy protegido de los vientos del oeste -que son los barren la peninsula con aires renovadores- y de los vientos del norte, que nos ponen a todos blancos en pleno invierno, y también limpian en muchos sentidos nuestros seres.

En Madrid se respira centro, o mejor, centralismo. No se puede entender nada que no acepte inmediatamente la primacía del centro sobre el resto, lo que no lo es. Según esta mentalidad, lo que no está centrado, es al menos preocupante, e inmediatamente se desatan tempestades cuando se trata de hablar, sólo de hablar, sobre autonomías y ya no digamos sobre derechos de autodeterminación -que pedimos para el Sahara, pero no lo permitimos para las naciones de este Estado- o de independencia, o ni siquiera, de federalismo. Si observamos los países federativos o federales, vemos que las capitales federales no son centros, sino que están en algún lugar, muchas veces al lado del mar, lo que permite hacerles sentir como la mayoría de la población …. y no imponer sus condiciones a toda la población. Washington está en la costa Este de los USA, por poner un ejemplo, pero se podrían ver más, con relativa facilidad.

El modelo centralista de Madrid se reproduce a gran escala en todo el país. De ahí que es preferible tener de capital a Santiago de Compostela que a A Coruña o Vigo, o a Mérida que Cáceres o Badajoz, o a Sevilla que Málaga o Cádiz, o a Zaragoza que cualquier otra alternativa … y en todos casos, “buscamos” un centro, como si fuera una gran cosa. Nuestros transportes son radiales y concentrados en ese Madrid y luego se concentran en los nuevos centros que se organizan en la mayoría de las Comunidades Autonómicas, y así. Todo pasa por Madrid o sus similares. Este planteamiento explícito o implícito conlleva una fuerte jerarquía o autoritarismo explícito, por una parte, y una falta de intercomunicación entre lo que no pasa por Madrid -por ejemplo, para ir de Irún, en la entrada de Francia por el país vasco, hasta A Coruña, es preciso, y ahora menos mal, hacer maravillas para ir enlazando carreteras de todo tipo y muchas horas de camino: resulta más razonable irse casi hasta Madrid .. por la A-1 y con un pequeño desvio hacia Valladolid, pillar después la A-6 y llegar al destino …. total, ir por dos radiales … que conducen a Madrid …. más kilómetros, pero mejores carreteras-. Y eso que viene a significar, pues que los cántabros o los astures tienen más facilidades para ir hacia el centro que hacia los vecinos gallegos o vascos. Con ello, los vecinos no se conocen …. o se conocen menos de lo que debieran. Cuando veo a asturianos y gallegos las pocas cosas que hacen juntos, siendo en buena medida parecidos, me sorprende ….. al final los astures “se ligan” con los andaluces y los gallegos con los levantinos …. lo cual no está nada mal, pero resulta algo raro, ¿no creeis?.

Total, que el centralismo lo invade todo. Y el original del centralismo se llama Madrid -bueno, alguno me dirá que el original está en Paris y que lo hemos copiado del modelo francés, lo cual es cierto, pero Madrid le ha dado una vuelta de tuerca y es mucho más ideológico y dominante …. tal vez porque Paris, a fin de cuentas, está a la orilla de un buen rio, un gran río, y sin embargo, Madrid está subido en su castillo-meseta, Paris está cerca del mar relativamente y no es el centro geográfico de Francia, y sin embargo, Madrid está muy lejos del mar y es un centro casi perfecto del país.

Bueno, seguiría, pero haré algún comentario complementario según se me vayan ocurriendo.

Entradas relacionadas

5 comentarios en «Madrid y el centro-alismo»

  1. Hace años acuñé un término, una categoría económica-social, el “monopolismo” …. si, eso es lo que en el fondo significa el centralismo de Madrid, una suerte de exclusivismo, no de primus interpares, sino de primus, primus.

  2. En otra ocasión he identificado a Madrid como un castillo, encima de otro castillo. También podría ser ese centro del huracán …. cuando tenemos la suerte de verlo desde el espacio, como la figura que he reproducido. Porque muchas veces el centralismo real madrileño, acaba provocando que las nubes que lo rodean se cabreen y parezca que ellos son los responsables de sus ansias de libertad y de distribución más adecuada y descentralizada del poder, y nos parece que son las nubes y sus circulos los que nos hacen daño real, cuando realmente sin el centro del huracán esas nubes serían tal vez gentes interesantes o fenómenos atmosféricos hasta relucientes y más felices … que teniendo esa gran fuerza implícita que es el centro del huracan y que acaba “arrastrando” las desavenencias entre las nubes que ha aglutinado y nos vierten sus vientos y tormentas. No, Madrid, es realmente una provocación por los excesos de su centralismo, por su posición “indiscutible” y difícilmente discutida, y provoca muchos desequilibrios en los alrededores … en las periferias …. las protestas o las reivindicaciones son consecuencia de los excesos de su poder, no de los caprichos de los periféricos, que tendrían que detentar muchos más derechos que los que realmente tienen ….. ¿Me explico? Espero que sí

  3. Un país sólo articulado a partir de la radialidad y centralidad de Madrid ……y por tanto, desarticulado. Es fácil de ese modo mantener distantes y hasta enfrentados a los que no se conocen realmente entre sí. Porque si quieres conocer a alguien de otra zona, tienes que pasar por Madrid y posiblemente con un intermediario centralista madrileño. Total, que Madrid se acaba arrogando la facilitación del intercambio, siempre con intermediarios, y nunca de manera directa: ¿Es posible conocer a alguien de verdad, teniendo testigos o intermediarios que siemrpe se meten en el medio? Muy difícil, dificilísimo.

  4. Pero no es un intermediario para facilitar, sino para mantener el poder. Yo lo he visto en muchos ejemplos de “coordinación” interautonómica …. prácticamente imposible que no pase por Madrid y se impongan los criterios de Madrid. Como mucho se les deja hablar a los presidentes de las comunidades autonómicas, pero poco más ….. en la práctica no se coordina nada, a no ser que el poder quiera hacer evidente algo que los demás tienen que seguir ….. No, no se trata de facilitar, sino de dominar. Por eso, en su gran mayoría las relaciones de las CCAA con el Estado central se hacen de manera básicamente bilateral. Se hace uno la foto, parece que se tratan cosas con los demás, se da una imagen de “buen talante” y …. nada de nada …. nada de nada, mero instrumentalismo. Y no estoy hablando de los de ahora, sino de todos los que “rigen” o han regido el sistema centralista de poder que representa Madrid.

  5. Y eso se ve con una claridad meridiana en las llamadas tertulias, que en Madrid inmediatamente se enfervorizan cuando alguien de la periferia quiere que le reconozcan los derechos que nunca son reconocidos. Yo asisto a dos, y ya más de una vez tuve que irme por no aguantar esa barrera centralista y obtusa que se produce cuando sale ese tema. El centralismo no se puede discutir, porque no se entiende que las cosas no sean como son …. al menos en este tema. Tal vez también en otros, pero en este, no hay margen de maniobra.

Responder a roberto carballo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *