Madrid es un atasco, de un atasco que se atasca continuamente, y cuando ha llegado a un límite, la gente “monta un puente” y se va un fin de semana, y algunas veces, hasta atascado. El atasco de Madrid tiene que ver con la desorganización social. Es un atasco por querer hacer más cosas de las debidas, porque no las hemos abordado en su momento, y tenemos prisa por resolverlas ……

tile34.jpg

Temo ir a Madrid, porque siempre me acabo encontrando con un atasco. En cierto modo, es una ciudad rota entre el este y el oeste. Si vives en el oeste, es difícil llegar al este, y supongo que será igual de cierto al revés. Las vías norte-sur pienso que son menos conflictivas. Los atascos este-oeste tienen que ver con la centralización de la ciudad, que a su vez es causa y consecuencia de la centralización del país. Madrid sigue siendo una ciudad excesivamente centralizada, y no por ser una ciudad vieja, sino porque es la esencia de la centralización. Desde la atalaya del castillo Madrid es desde donde todos pensamos que se ven las cosas … por lo cual parece que hiciéramos constantemente un “asalto” a ese centro. Y el centro está atascado, casi totalmente. Las pocas calles que se han dejado peatonales constituyen una barrera arquitectónica entre este y oeste y sur y norte.

Porque el atasco es algo que se difunde localmente, de tal forma que cuando se empieza a vislumbrar una nueva zona social, se reproduce un fenómeno centralizador que reduce la eficiencia de la descentralización o localización de los suministros.

Pienso que Madrid esta atascada, porque su política está atascada y no hay una organización mínima de su arquitectura, de eso que se llama urbanismo. Voy a poner un ejemplo: los aparcamientos. Se instala un centro de atracción, bien un centro comercial o bien un centro de ocio o bien algo que es una mezcla, y nos encontramos inmediatamente con dificultades para encontrar aparcamiento. El Opencor de mi barrio no tiene la obligación de disponer de plazas de aparcamiento a partir del hecho de instalarse; el Caprabo del otro barrio le pasa lo mismo; las plazas de aparcamiento no son un problema de los centros comerciales, excepto que se sitúen muy en la periferia. Eso conlleva un gravísimo problema de atasco y de organización, concentrándose la actividad en determinadas zonas que “no dan abasto” con la densidad creada.
Para que me atiendan en urgencias en mi hospital tengo que ir con alguien que aparque con muchas dificultades el coche, o bien ir en taxi. El hospital tiene aparcamiento de pago para unos pocos en relación con las necesidades. Vayamos al Ramón y Cajal o a la Paz o a otro que esté mínimamente saturado. Es desesperante. Y así todo.

Y todo esta insuficiencia de espacio o aglomeración o atasco tiene mucho que ver con la especulación, con los negociazos de unos pocos, con el asalto a los bienes públicos y “ya se proveerá”. con lo que ya llamaba Lucas Mallada inmoralidad pública.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Madrid y los atascos»

  1. No me extraña que la dirección general de tráfico haga cosas tan perversas y desafortunadas …. y aún haciéndolas no consiga sus objetivos y los de todos. El tráfico es el comercio, señores ….. transitar es lo que hacen los coches, camiones, etc. Aunque los de la Academia cambien el significado, siempre será inadmisible confundir comercio con tránsito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *