En el Prólogo a la primera edición de “El Capital” se afirma:

l_61674b5d8b9048c986342dd27cf55176.gif

“En esta obra las figuras del capitalista y del terrateniente no aparecen pintadas, ni mucho menos, de color de rosa. Pero adviértase que aquí sólo nos referimos a las personas en cuanto personificación de categorías económicas, como representantes de determinados intereses y relaciones de clase. Quién como yo concibe el desarrollo de la formación económica de la sociedad como un proceso histórico-natural, no puede hacer al individuo responsable de la existencia de relaciones de que él es socialmente criatura, aunque subjetivamente se considere muy por encima de ellas”

Entradas relacionadas

4 comentarios en «“El Capital”»

  1. Cuando el trabajo te apasiona, a veces llegas a olvidarte de lo importante… vivir, y seguir comiendo, pizquita a pizquita, de ese saco de sal que tienes con tus amigos a medias. Digamos que últimamente estoy un poco apasionado. Un abrazo.

  2. Lo de la pasión lo comprendo en tí … lo del saco de sal … seguro que ya lo tienes muy lleno con todos ellos ….. Por cierto hablé el otro día con Ricardo sobre una reunión que va a tener …. ¿no sigues tú en el proyecto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *