11 comentarios en «Huelga general»

  1. En muchos aspectos, todo lo que esta ocurriendo es irritante …. indignante …. la unica realidad es que tienen que bajar el salario medio por unidad producida …. y mucho … tal vez mas de un treinta por ciento.

    Durante los ultimos años ya ha bajado substancialmente, al menos un quince por ciento, pero el sistema, para seguir manteniendo sus niveles de beneficio -que son escandalosos- necesita apretar mas el cinturon …. y bajar los salarios reales.

  2. Estamos en una epoca donde el aumento de la tasa de explotacion ha regresado a la escena de este capitalismo global. Y no parara hasta que los salarios se conviertan en lo que “nunca tenian que haber dejado de ser”: salarios de subsistencia ….. y estamos hablando en terminos medios, porque habra muchos por debajo de ese salario de subsistencia. Pero la curva de Gauss se establecera a partir de ese equilibrio.

  3. En Europa, y particularmente en España en los ultimos años, habia mejorado ligeramente el salario medio real y se habia situado por encima del “necesario” …. La globalizacion permite hacer un nuevo ajuste para “hacer competitivas” las organizaciones, y cuando se dice eso, se quiere decir, para renovar sus tasas de beneficio, ahora requeridas por unos sistemas financieros voraces que piden “mas y mas”, a cada paso. Y el que no lo consigue, se va …….

  4. En consecuencia, la huelga general es lo minimo que se podia intentar hacer …. y los que tenian que parar han parado. Una parte de la sociedad no esta con esta dinamica neoliberal, una parte importante. Otros muchos, se han quedado callados, la mayoria; y algunos, protestan porque les va en ello sus beneficios, sus ventajas, y la dinamica automatica de la globalizacion que les favorece ostensiblemente.

  5. Podia decir mucho mas …. pero hasta no vale la pena …. total, no se va a escuchar ni la razon ni el sentido comun, …. por desgracia solo escuchamos nuestros miedos internos, nuestros intereses egoistas y partidarios y lo que dice el telediario.

Responder a roberto carballo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *