JLee_Primer_Impulso-88x127.jpg

Seguir el criterio del “primer impulso” no es aceptar que tenemos que volvernos ignorantes o sumisos o dependientes, sino saber que lo más importante es actuar, aun cuando esa actuación venga acompañada de un conocimiento paralelo o de un conocimiento derivado de la experiencia misma.

Atreverse a hacer, es el principio de saber hacer. Se aprende haciendo, y para eso, hay que someterse al error, como criterio máximo de aprendizaje, y de humildad del que lo emprende. Equivocarse es de sabios. Los “nuevos ricos” llegan a pensar que son “infalibles”, casi dioses. Mal camino para aprender y para vivir.

Entradas relacionadas

6 comentarios en «Primer impulso»

  1. Creo que no aprendemos de la primera parte porque no estamos dispuestos a cambiar y caemos una y otra vez en los mismos errores estemos con quien estemos, y mira que es triste admitirlo, en fin así es el ser humano, sólo valemos para lamentarnos, no para tomar soluciones, por eso no son tan buenas las segundas partes…que podrían serlo y más.

  2. Pienso que no importa caer en los mismos errores, no tenemos tanta memoria como para no repetir … y ademas, casi nunca se repite todo complementamente, las circunstancias tanto individuales como ambientales, cambian, aún sintiendo nosotros que no lo hacen.

Responder a Sagrario Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *