Un son de Nicolás Guillén

doble-moral.jpg

CUANDO YO VINE A ESTE MUNDO

Cuando yo vine a este mundo,
nadie me estaba esperando;
asi mi dolor profundo
se me alivia caminando,
pues cuando vine a este mundo,
te digo,
nadie me estaba esperando.

Miro a los hombres nacer,
miro a los hombres pasar;
hay que andar,
hay que mirar para ver,
hay que andar.

Otros lloran, yo me río,
porque la risa es salud;
lanza de mi poderío,
coraza de mi virtud.
Otros lloran, yo me río,
porque la risa es salud.

Precioso para el atardecer ….. precioso para el pensar ….. precioso para el vivir …. precioso para el sufrir …. precioso para el padecer ….. precioso …… precioso …..

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Un son para el poniente»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.