Todos los años me ocurren muchas cosas en torno a la epoca final del curso. Por una parte, porque con los alumnos, las relaciones se relajan y se puede hablar de otras cosas, diferentes de la tension que existe, aun cuando el profesor sea muy cercano. Y tambien porque la gente que no conozco, que son pocos, y que se presentan a examenes, quieres conocerla algo, y se producen conversaciones a veces casi anecdoticas. Hare algunos relatos o anecdotas.

Una chica viene a clase casi siempre con mucho color en sus ropas …. y a veces, tambien con reflejos de colores en el pelo. Es una chica de las aplicadas. Habla normalmente poco, pero cuando lo hace, dice cosas bien pensadas. Esa misma chica viene a hablar conmigo hace una semana, y viene con un impermeable o gabardina de un azul claro, entre marino y celeste, tirando mas a celeste. De esos colores que se pueden encontrar ahora. El impermeable no permite ver si trae uno de esos jerseys de colores que me han llamado la atencion durante el curso. Solo una vez le apunte que utilizaba muchos colores y que a mi tambien me gustaba utilizar colores en mi ropa. Ahora le pregunto: ¿tu o tus padres no sois de aqui, verdad? Y me dice que su madre es alemana, y que ella ha estudiado siempre en el colegio aleman. Lo he preguntado de forma suave, para no meter la pata, en realidad, pensaba que tenia que haber nacido en algun pais del centro o de las islas o del norte de Europa. Atreverse con los colores no es algo que sea muy comun en nuestro pais, donde el negro, los grises y el blanco son los colores que predominan.

Un chico ha venido mucho a las clases de los miercoles, tanto que me sorprendo cuando lo veo en el examen, plan B, porque creia que habia hecho un trabajo con otros. Es un chico de buena pinta, vestido en plan un poco progre, como neohippy o asi … bueno, tal vez digo una tonteria. Al pensar sobre el asunto, me doy cuenta de que llego tres semanas tarde al curso, y yo le dije que ya no podia incorporarse al trabajo de ningun grupo, porque estos ya llevaban esas tres semanas trabajando. Lo acepto y vino frecuentemente a clase. Tambien ha llevado bien su blog, y ahora esta en el examen. Cuando lleva una hora o asi, le pregunto que tal le va ….. porque mientras tanto he estado mirando el contenido de su blog y esta bien. Le digo que me entregue lo que ha escrito, que esta aprobado. Hablamos un rato …. y basandome en su forma de mirar y en sus gestos, le digo: ¿no seras de galicia o asi? Me dice que si, que sus padres son gallegos, y que el ha ido mucho a Galicia, aunque nacio por aqui. Los gestos y la forma de mirar al otro eran diferentes a los que normalmente recibo en estas latitudes.

Otro viene a hacer el examen y antes de empezar me dice que es, junto con otra, la unica asignatura que le queda para acabar. Me lo dice como si yo tuviera la culpa -nunca lo he suspendido, ni lo conozco de nada- de que haya dejado la asignatura hasta ahora para presentarse. Siento una mala energia. Paso del tema, porque no es la primera vez que me ocurre. Cuando viene a mi despacho a entregar el examen, vuelve a recordarmelo con iguales gestos. Mi asignatura esta en cuarto y es obligatoria, nunca ha sido alumno mio, o al menos ha aparecido ni por clase ni de otra forma, no tengo nada que ver con el, excepto que ahora se ha matriculado y le ha tocado o ha pedido hacerlo conmigo. Solo tengo que mirar su examen como el de los demas. Pero ha querido culpabilizarme para aprovechar la situacion. Conozco esa forma de ser, de esas personas que transfieren la culpabilidad a los demas. Es una pena que sea asi. En este pais, hay muchos y muchas, por desgracia.

El Plan B como le llamo es un sistema excepcional para aquellos que pueden justificar que no pueden venir a clase. Por eso, a veces, cuando vienen al examen, les pregunto que por que no han venido al sistema regular, porque este es excepcional para casos concretos. Se trabaja menos y se aprende muchisimo menos haciendo el Plan B, a pesar de que les exijo una parte similar a los asistentes. Pregunto uno por uno, y cada cual va dando razones mas bien poco razonables, excepto dos o tres. No hay mas de ocho. Al preguntarle a una chica, muy bien vestida, aparentando una clase social acomodada, me contesta que estuvo en USA, aunque no indica para que ni cuanto. Le digo cuando ha ido. Y me contesta que estuvo en noviembre …. lo cual me lleva a pensar que estaria unas tres semanas o asi, porque no dijo todo noviembre, ni parecia que quisiera explicarse. Pense para mi que no tenia ninguna justificacion para no haber ido de asistente. No dije nada, pero ……

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.