Un relato de lo que vi en quince minutos paseando:

Llevaba unos veinte minutos de paseo y había muy poca gente en la calle, porque hacia frió y además, era todavía relativamente temprano, en torno a las diez de la mañana o un poco más. Después de un rato caminando por la urbanización La Rosa, llego a un pequeño jardincito y esta trabajando una persona con un “sacho” -no se como se dice en español, en gallego, es sacho- y lleva ya recortado casi toda una línea de césped. Se le nota metido en lo que hace. Es negro, y estimo que tal vez nigeriano, por su altura y esbeltez. Le saludo y él me responde. Lleva un uniforme de personal del ayuntamiento de estos de medio ambiente, un uniforme predominantemente verde, con negro. Después del saludo, cien metros mas allá veo a otro hombre hablando con otro que esta en un coche de estos también verdes de medio ambiente. Parece que llevan un rato, porque uno de ellos hasta esta apoyado en la puerta del coche y agachado para poder hablar mejor. La charla es animada. De pronto me doy cuenta de que hay tres camiones de los que recogen las basuras en Madrid aparcados, bien aparcados, en el aparcamiento del centro comercial de esta urbanización, a otros cien metros de donde me encuentro. Me acerco, porque tengo la intención de tomar un café y desayunar. Al acercarme me sorprende que hay cuatro personas sentadas en los camiones, en uno de ellos los dos asientos, y tres de ellos tienen desplegado un periódico y lo están leyendo. No puedo ver lo que hace el cuarto. Los camiones evidentemente están parados. Me sorprende, pero subo las escaleras para acercarme al bar que suelo frecuentan cuando voy de caminata. Tengo ganas de tomarme un cafetito, aunque sea descafeinado de maquina, como se dice ahora. El bar esta hiper-animado, y casi como si estuviera de fiesta. Esta lleno, y unas diez personas de las que lo ocupan visten de verde y negro, y hablan animadamente y toman cafés … bueno, la verdad es que no mire que tomaban, pero supuse que estarían desayunando. Estuve mas de diez minutos tomándome mi café y una barrita de pan tostada ….. fui al servicio y cuando me marche, el bar seguía siendo ocupado por prácticamente las mismas personas.

Es solo un relato, y no quiero sacar conclusiones, aunque evidentemente hice algunas conjeturas sobre el tema.

Entradas relacionadas

10 comentarios en «¿Quien trabaja?»

  1. Pero no es todo eso lo importante, tal vez lo importante este en esa discriminacion racista. ¿o no hay tal discriminacion, y solo una casualidad?. Me preguntaba tambien si tendria que ver con el tipo de contrario mas o menos precario de cada uno de los observados. Podria ser una variable significativa, pero no puedo conocerla, solo hacer hipotesis. ¿Y si el “nigeriano” acababa de entrar en el grupo y estaba haciendo meritos para consolidarse en el? ¿Y si los demas ya no necesitaban hacerlos? ¿Pero realmente trabajamos en funcion de nuestra precariedad y de nuestra posicion en la pajarera, en relacion inversamente proporcional a la cercania al alpiste?

  2. Es mas que probable que todo tenga una explicacion o que responda a una exageracion del observador o que haya sido una coincidencia ….. Sin embargo, esa linea no me acaba de convencer …. sera que no soy muy ingenuo o puede ser que sea mas mal pensado de lo que deberia. Tal vez.

  3. Y si el nigeriano estuviera muy motivado por su trabajo, vamos, que le gustase hacerlo, que disfrutase haciendolo; y ¿sin embargo, la mayoria de los demas estuvieran quemados porque han sido injustamente trtados en algun momento? ……

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *