Suele ser algo muy socorrido decir eso de “toda regla tiene su excepcion”, o “esta es una excepcion a la regla” o términos parecidos, pero nunca me habia dado cuenta de que excepcion y excepcional tienen la misma raiz. Sin duda, ha sido sencillamente algo en lo que nunca me habia fijado. Hoy escribiendo me di cuenta. De lo cual se derivaria que las excepciones son excepcionales: ¿sera por eso que todos queremos ser esa excepcion que confirma la regla?

Los que vivimos con cierta independencia, me refiero a cierta independencia moral o vital, somos un poco marginales y casi nunca estamos en la regla. Eso hace sufrir mucho, pero tiene sus compensaciones. Una compensacion que ahora encuentro es sentirme valorado de excepcional, aunque realmente no lo sea.

Entradas relacionadas

13 comentarios en «Excepciones»

  1. Trabajar en equipo, o mas bien en grupo …. cooperar es tambien algo excepcional en nuestra vida. Y, muchas veces, cuando tenemos una oportunidad de que alguien nos traspase su experiencia y conocimientos sobre el tema, casi siempre la desperdiciamos, o no volvemos a intentarlo. Son cosas excepcionales en nuestra sociedad, excepciones …. que confirman la regla de buscar individualmente una posicion social o que no te la quiten cuando la has adquirido …. todo ello en un plano individualista, en la mayoria d elos casos, egoista, y sin un minimo sentido social.

    Es algo excepcional trabajar en grupo, muy excepcional todavia, aunque menos de lo que lo era hace cuarenta o cincuenta años. Ahora sabemos como podemos incorporar esas metodologías en nuestro trabajo y hasta en nuestra vida …. tenemos mas conocimientos sistematizados, es posible …. pero no es atractivo, porque no queremos cambiar el mundo, aunque no nos gusta o al menos a la gran mayoría, pero es preciso hacer muchos esfuerzos para realmente cambiarlo.

  2. También es excepcional en nuestra cultura “cuidar” de la memoria, hasta de nuestra propia memoria. Pocos chicos aprenden lo importante que es escribir en un diario …. y como dice la palabra “diariamente”, reflexionar al fin de la jornada sobr elo que hemos hecho y no hemos hecho, sobre lo que hemos errado y lo que hemos acertado, sobre nuestro entorno …. sobre nosotros, sobre mi mismo. Es excepcional en nuestra cultura “tener realmente memoria” y que nos sirva para algo.

    Como pueblo fantasioso -al decir de Mallada- que somos, preferimos reinventarnos lo vivido y reconstruir la historia en nuestra imaginación, mas que haciendo trabajar nuestra mente cientificamente. Nos acabamos, tal vez, mintiendo a nosotros mismos de lo que hemos vivido …. pero …. ¿lo hemos vivido realmente o solo estamos buscando a alguien que no nos conozca y que nos escuche lo que creemos que hemos sido, pero tal vez no hemos sido?

  3. Ser proactivos tambien es excepcional. Y cuando lo somos, más que proactivos somos hiperactivos, que es algo bien distinto y con consecuencias y procesos realmente muy diferentes. Ser proactivo es buscar la accion fundamentada, no buscar la acción por la acción, o la “huida hacia adelante”. Ser proactivo es costoso, exige un gran esfuerzo y normalmente si alguna vez lo hemos sido, tendemos a recrearnos en lo que fuimos, pero ya no somos. Y regresando a nuestra mente, dejamos de ser proactivos para ser básicamente pasivos, como ocurre con esas personas que te dicen que “no quieren complicarse la vida” o que “a ellos no le pagan por eso, sino por estar”.

    Todavia es excepcional ser proactivo y practicarlo a diario.

  4. Es tambien excepcional pensar en los demás antes que en uno mismo, porque la mayoria de las personas no pasan de tener que pensar en si mismos, porque no se conocen muy bien o no quieren conocerse. En realidad, no tienen mucho tiempo para pensar en los otros. Cuando, como dice Sábato y a mi me gusta repetir, “el otro es el que siempre nos salva”.

    Tambien es una excepción pensar en los otros, aunque algo vamos mejorando, bueno algunos, porque otros empeoran.

  5. Igualmente es excepcional estar aportando continuamente soluciones en publico y mostrando “todas las cartas”, porque lo importante es que el conocimiento de todos crezca y de desarrolle, bajo la premisa de que las personas seran mejores si saben mas, y todo lo que tenemos, ¿que mejor podemos hacer que ponerlo a los otros, difundirlo, para que sea conocido?

  6. Es excepcional seguir una vida donde lo que te priva no es el dinero o el poder o el éxito, sino como haces las cosas, lo que aportas y lo que estas aprendiendo y los que van contigo, tambien.

  7. Hay muchas cosas excepcionales y resulta hasta dudoso que realmente lo sean, porque por lo que parece hay muchas excepciones a las reglas dominantes, muchas formas de convertirse en excepciones y por tanto, en excepcionales, y parece mentira que no ocurra mas frecuentemente.

  8. Es tambien todavia excepcional en nuestra cultura reconocer al otro en lugar de envidiarlo. Querer que crezca, no ponerle muchos inconvenientes porque esta probablemente creciendo y necesita de nuestro apoyo. El agradecimiento que implica el reconocimiento es decisivo. Hay que reconocer agradeciendo, agradeciendo que existan otros que aporten cosas y que lo intenten. Sino, ¿como lo van a seguir intentando?

  9. Es tambien excepcional no terminar los temas cuando llegamos a tres o cuando llegamos a siete o cuando hacemos un decálogo. Quedarse en cuatro, o en cinco, o en seis, o en ocho, o en nueve, o llegar a once o hasta a 13 o 14 ….. es tambien una forma excepcional. Curiosamente primero nos aparecen dos consideraciones, y cuando las escribimos encontramos una tercera y parece que se cierra ya nuestro cerebro. Estamos tan acostumbrados al triángulo y a la dialéctica que siempre acabamos en tres. Pero si superamos el tres, hay otro número mágico que nos espera, el 7, menos frecuente, pero es como el pozo en el juego de la oca. Y ya no digamos el décimo: decálogos, diez mandamientos, y así hasta donde queráis llegar. Pues si es excepcional no terminar un argumento en tres, siete o diez consideraciones.

  10. Igualmente es excepcional mirar al cosmos y sentirse pequeño, y disfrutar de serlo, sentir lo poco que realmente somos, y sin embargo, lo tremendamente importantes que somos, no sólo para nosotros mismos, sino para el entorno en que nos movemos. Las personas no miran al cosmos, ni tampoco quieren saber mucho del cosmos, porque es excepcional e incomprensible. Prefieren algunos orar, otros “cumplir con las obligaciones religiosas”, otros idealizarlo, pero nos cuesta trabajo mirarlo sintiendo todo lo que esas estructuras significan para nosotros. Mirarlo con cariño, con dedicación, con interés, sin miedos, pero sintiendo, sintiendo y queriendo conocerlo tal vez mejor, si es posible. Me he encontrado con muy poca gente que se preocupe por los astros, excepto en esas fenomenologías que indiqué más arriba.

  11. El llamado “hexágono del invierno”, visible en el hemisferio norte en nuestro invierno y en el sur en su invierno, es excepcional … y que nosotros hayamos descubierto en esas formas, maneras complejas de aproximarnos a los astros y sus “combinaciones”, desde donde vivimos, tambien es excepcional. Y lo poco que realmente sabemos de verdad de todo eso, porque no hemos pasado de nuestro sistema solar y para eso no hemos llegado mas que mecánicamente a varios planetas y sus satélites ….. El hombre -dicen- pisó la luna en el 69, cuando nació mi hijo Roberto. Nos hemos dado muchas vueltas a nuestra Tierra y poco más. Fíjense lo que nos queda por conocer …. casi más que todo. Porque ni siquiera vemos el todo …. solo lo imaginamos. Y no hablamos de otros cosmos relacionados o no con el nuestro. En fin, ¿a que os empezáis a sentir nerviosos con todo esto?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *