Acabo de leer en un documento de las administraciones publicas que estas han de ser tractoras de la actividad economica. Y esa frase, primero, me ha resultado extraña, me resonaba como algo que no le encontraba un buen sentido; y segundo, me ha hecho reflexionar sobre el sentido que tiene esa traccion en la forma de dirigir las cosas, no solo por parte de las administraciones publicas, sino tal vez por todas las organizaciones privadas y empresariales, y que da una dimension de lo que se puede mejorar en esos estilos directivos.

Traccion segun la ultima edicion del diccionario de la RAEL tracción es, en su primera acepcion, “Acción y efecto de tirar de algo para moverlo o arrastrarlo. Tracción animal, de vapor, eléctrica” y en su segunda: “Sistema mecánico que aplica la potencia del motor a las ruedas del vehículo. Tracción delantera, a las cuatro ruedas”. En cualquier caso, esta claro el significado, tirar de, arrastrar a, mover, y hasta podiamos añadir, dinamizar un objeto. Esto implica: a) que se actua sobre un objeto, o si es sobre un sujeto, se cosifica la relacion; b) que el objeto “hay que” arrastrarlo, porque no tiene capacidad para moverse por su cuenta; y c) que se necesita mucha potencia para moverlo.

Todo eso lleva implicito, que el que habla de la funcion tractora, esta hablando de que los otros son objetos y por tanto -se supone- inanimados, tanto que no tienen capacidad para moverse por su cuenta y que son especialmente dificiles de mover, porque se necesita mucha potencia para hacerlo. Y todo esto es lo que normalmente se piensa en una sociedad como la nuestra.

Voy a poner un ejemplo con los alumnos universitarios, que si son universitarios es porque han llegado ahi, y por tanto, se supone que han tenido que hacer algun esfuerzo y que tienen una experiencia; pero no es asi como se les trata: se les concibe como un recipiendario de conocimientos ya establecidos y que van a recibir desde la instancia docente, se piensa que estan demasiado parados y que tienen poca iniciativa, y se piensa que solo a un pequeño porcentaje de ellos se les puede obligar a que se pongan de una vez en marcha y hacia situaciones de responsabilidad. Y nada de eso es cierto: sino que es el sistema de traccion el que les hace ver a los que les gusta “tirar de los demas” y quejarse de que no se ponen en marcha, que son asi. Pero no son asi. Todo depende del espacio de aprendizaje y su diseño y la autonomia que les de para que el sistema de traccion sea mas o menos necesario. Tienen experiencia, saben y pueden expresar -si se les pregunta y se escucha sus respuestas- lo que quieren, y son muchisimo mas dinamicos de lo que les obligamos a ser, sentandolos en un aula durante horas y horas, tomando apuntes de poca calidad, y haciendolos examinar de lo que quiere el profesor y de lo que le gusta al mismo. Es decir, los convertimos en seres dependientes, que tienen la posibilidad de enfadarse con el sistema e independizarse, pero fuera del sistema, porque dentro tienen que seguir las normas establecidas y los sistemas de traccion que han convenido a la parte dominante. Triste, antipedagogico y un mal ejemplo para que esos mismos chicos sigan adelante y sean realmente seres libres y creativos, y sobre todo, lo que a mi mas me importa, innovadores. ¿Para que innovar, se preguntaran, si tengo que hacerlo dentro de lo que me proponen, si no puedo realmente innovar, sino solo innovar de forma dependiente? Y la mayoria, se retira de esa carrera, en la que los que medran son los que se han sometido al sistema de traccion.

Esto es como la democracia formal, se va haciendo uno poco a poco y descubriendo lo que es ser democrata. No necesitamos, como se pensaba por los dirigentes del mal llamado franquismo, esperar y esperar para ir dando pasitos segun a esos dirigentes les interesase para aplazar el estado democratico y seguir en la dictadura. No, se aprende haciendo, y descubriendo a partir de los matices que se van construyendo y renovando continuamente. Las estructuras de traccion impiden la innovacion.

Tendriamos que empezar a hablar de facilitacion, de facilitar espacios de innovacion, de facilitar metodos para que los demas puedan hacer las muchas cosas que pueden y saben hacer, y no tengan mil y una dependencias formales que les impiden caminar hacia cualquier objetivo que no sea el de la traccion. Mi innovacion se construye sobre la facilitacion. Mi innovacion educativa igual. Facilitar espacios para …… ese es el objetivo. Es un objetivo a la vez democratico y de desarrollo de libertades en las personas, y es una forma de dirigir diferente. La facilitacion favorece la intermediacion, reduce el conflicto, y realmente es una buena sintesis para seguir el camino de crecimiento.

Nuestro Estado normativiza demasiado: ¿eso que quiere decir? quiere decir que obliga demasiado, desde una perspectiva dominante a seguir sus pasos. Les dice a los actores: sigame, vaya ud. a mi vera, adaptase a mis propuestas y … “sacara tajada”. Y eso es lo que ocurre: hay especialistas en “sacar tajada”. Pero eso no favorece la innovacion, sino las oportunidades de negocio, la especulacion, y la “tajada”. No es un buen modelo. Es un modelo que nace de la centralizacion, y del modelo frances y europeo continental en general. No es un buen modelo para generar innovacion.

Tenemos que pensar en terminos de abrir caminos, de abrir espacios para innovar, de que las necesidades se definan desde los que las conocen, y no de forma tomista desde los expertos. Y esto supone un gran cambio en los estilos de dirigir. Yo he propugnado lo que llamo DIRECCION INNOVADORA, que es un modelo que profundiza precisamente en estas cuestiones de la facilitacion frente a los modelos de traccion o de dominacion, que son dos escalones de los estilos directivos. Las Administraciones Publicas españolas tienen que aprender a dirigir de otra forma, a facilitar y no tanto a traccionar, ni a arrastrar. Tambien las organizaciones empresariales y todo tipo de instituciones. Es un problema cultural, por tanto, nos afecta a todos con mas o menos intensidad.

Facilitar significa que el otro existe y que puede ser el que nos salve, que el otro no es tonto, sino que tiene experiencia y si confiamos en el es mas que probable que tengamos muchas personas libres dinamizando la sociedad, en vez de ser solo las administraciones publicas o algunas otras instancias dominantes las que “la movilizan” o se atribuyen su movilizacion. Por eso, dirigir de forma innovadora es aprender sobre la existencia y el respeto al otro, que como dice Sabato es el que finalmente nos salva, y es por tanto, saber cooperar, y es por tanto, saber poner al metodo en el centro de nuestra actividad, en lugar de ser los objetivos ….. Los objetivos los fijara el colectivo, nosotros facilitaremos el proceso, mediante un metodo que haga mas efectiva la transformacion de necesidades en satisfacciones.

En fin, son algunas cosas que se me han ocurrido sobre la traccion o la facilitacion y sobre estas nuevas formas de hacer innovacion.

(Siento no poder poner acentos …. pero un virus se ha introducido en mi ordenador y no me permite acentuar. Espero que se entienda igualmente).

Entradas relacionadas

14 comentarios en «Otra innovacion(6): ¿Traccion o facilitacion?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *