Tal vez sólo nos quede el sueño. Eduardo Galeano, ¿y quién sino?, nos trae “sus sueños”, según él, un derecho que hace posibles todos los demás derechos humanos declarados por Naciones Unidas.

Entradas relacionadas

24 comentarios en «Soñar»

  1. ¡Qué llueva a cántaros la buena suerte! ¡Ojalá que llueva café en el campo! ……. ¿Sólo confiamos en el azar? y ¿en qué sino? Por eso es el mismo Estado el que nos incita a pensar que sólo podemos salir de pobres jugando a la lotería.¿Es lógico que sea el Estado quién fomente el juego? ¿Tiene alguna lógica social o humana? No, pero es así. Todo nos lleva a pensar en soñar en un golpe de suerte.

    Nunca creí en la suerte, pero ellos nos acaban llevando a pensar en ella sin descanso, toda la vida, y no saldremos de pobres, porque no existe realmente la suerte para quién no ha nacido donde había que nacer.

  2. ¿Son posibles buenos sueños o sueños deseables en un mundo tan ruín, y tan provocadoramente tenso para que los miedos afloren a nuestras mentes? Yo creo que no, salvo muy excepcionalmente. Ni soñar nos dejan, ni soñar nos dejan. Eso no quita que sigamos persiguiendo nuestros sueños, nuestros sueños despiertos, no los dormidos que suelen ser desagradables, sino aquellos que nosotros queremos construir, que queremos hacer con otros, solidaria y cooperativamente, con otros, conocidos o desconocidos, pero no podemos dejar de soñar despiertos, para saber adonde queremos ir, y tal vez alguna vez avancemos y notemos que avanzamos y hasta tengamos algún sueño agradable que supere el miedo que nos inoculan a través de sus medios de “no-comunicación” de masas.

  3. Prefiero no soñar, sino vivir, y vivir libremente, sentir que aunque esté básicamente solo, estoy en el camino de muchos otros seres humanos, que persiguen cosas similares a las mías, y que aunque no los conozco, comparto con ellos todo, todo. Prefiero vivir …. pero alguna vez necesito soñar, soñar despierto con un futuro mejor para todos.

  4. Soñar para vivir o vivir para soñar …. ni uno, ni otro. ¿Por qué no enfrentarse a la vida con realismo, a partir del análisis y comprensión de lo que somos y tenemos? Nada de cuentos de la lechera, sino realidades. Realidades para abordar, para retar, para mejorar.

  5. El sueño ( Borges )

    Si el sueño fuera (como dicen) una
    tregua, un puro reposo de la mente,
    ¿por qué, si te despiertan bruscamente,
    sientes que te han robado una fortuna?

    ¿Por qué es tan triste madrugar? La hora
    nos despoja de un don inconcebible,
    tan íntimo que sólo es traducible
    en un sopor que la vigilia dora

    de sueños, que bien pueden ser reflejos
    truncos de los tesoros de la sombra,
    de un orbe intemporal que no se nombra

    y que el día deforma en sus espejos.
    ¿Quién serás esta noche en el oscuro
    sueño, del otro lado de su muro?

  6. DEL SUEÑO A LA POESÍA
    Silvio Rodríguez (Cuba)

    Un mundo de contrahechos
    se esparce en la cartulina,
    bordado con punta fina
    como los pelos del pecho.
    País en que los deshechos
    son amados todavía,
    es la comarca sombría
    donde la luz se perdona,
    porque allí van las personas
    del sueño a la poesía.

    En un sofá diminuto
    posa minúscula gente.
    Unos sonríen al lente,
    otros cuentan los minutos.
    Bichejos de rostro enjuto
    se asoman a celosías
    y carroñeras arpías
    prestan garras al retablo,
    mientras hace redonda el diablo
    del sueño a la poesía.

    Un pavorreal se pasea
    por un desván en penumbras
    y a su paso, que deslumbra,
    la oscuridad se voltea.
    ¿Qué transformó pluma en tea
    de apariciones umbrías?
    ¿Qué pasión, qué melodía
    tocó el corazón humano
    para conducir la mano
    del sueño a la poesía?

  7. Poema Sueño de Antonio Machado

    Desgarrada la nube; el arco iris
    brillando ya en el cielo,
    y en un fanal de lluvia
    y sol el campo envuelto.
    Desperté. ¿Quién enturbia
    los mágicos cristales de mi sueño?
    Mi corazón latía
    atónito y disperso.
    …¡El limonar florido,
    el cipresal del huerto,
    el prado verde, el sol, el agua, el iris!
    ¡el agua en tus cabellos!…
    Y todo en la memoria se perdía
    como una pompa de jabón al viento.

  8. LA TRAE UNA PALOMA (Valle-Inclán)

    Corazón, melifica en ti el acimo
    fruto del mundo, y de dolor llagado,
    aprende a ser humilde en el racimo
    que es de los pies en el lagar pisado.

    Por tu gracia de lágrimas el limo
    de mi forma será vaso sagrado,
    verbo de luz la cárcel donde gimo
    con la sierpe del tiempo encadenado.

    ¡Alma lisiada, negra arrepentida,
    arde como el zarzal ardió en la cumbre!
    ¡Espina del dolor, rasga mi vida

    en una herida de encendida lumbre!
    ¡Dolor, eres la clara amanecida,
    y pan sacramental es tu acedumbre!

    ROSA DESHOJADA

    Alto y triste el cielo,
    viento tardecino,
    campana, mochuelo
    y luna en hocino…

    ¿Por qué de la vida?
    ¿Qué fin truje a ella?
    ¿Qué senda perdida
    labré con mi huella?

    ¡Adiós ilusiones!
    Ya logran mis años
    las quietas razones
    de los desengaños.

    Perecen las glorias,
    se apagan los días,
    quedan por memorias
    las cenizas frías.

    De aquel ardimiento
    ni aun ceniza queda,
    se la lleva el viento,
    viento y polvareda.

    Viento entre las mieses,
    croar de las ranas,
    callados cipreses
    y luces livianas.

    Nocherniegas cruces,
    nocherniega vía,
    nocherniegas luces,
    del último día.

    Alto y triste el cielo,
    viento tardecino,
    campana, mochuelo
    y luna en hocino….

  9. La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.

    Eduardo Galeano

  10. El Olvidado

    A Jorge Gaitán Durán

    Ahora tengo sed y mi amante es el agua.
    Vengo de lo lejano, de unos ojos oscuros.
    Ahora soy del hondo reino de los dormidos;
    allí me reconozco, me encuentro con mi alma.

    La noche a picotazos roe mi corazón,
    y me bebe la sangre el sol de los dormidos;
    ando muerto de sed y toco una campana
    para llamar el agua delgada que me ama.

    Yo soy el olvidado. Quiero un ramo de agua;
    quiero una fresca orilla de arena enternecida,
    y esperar una flor, de nombre margarita,
    para callar con ella apoyada en el pecho.

    Nadie podrá quitarme un beso, una mirada.
    Ni aún la muerte podrá borrar este perfume.
    Voy cubierto de sueños, y esta fosforescencia
    que veis es el recuerdo del mar de los dormidos.

    Eduardo Carranza

  11. Ay del sueño (Mario Benedetti)

    Ay del sueño
    si sobrevivo es ya borrándome
    ya desconfiado y permante
    y tantas veces me hundo y sueño
    muslo a tu muslo
    boca a tu boca
    nunca sabré quién sos

    ahora que estoy insomne
    como un sagrado
    y permanezco
    quiero morir de siesta
    muslo a tu muslo
    boca a tu boca
    para saber quién sos

    Ay del sueño
    con esta poca alma a destajo
    soñar a nado tiernamente
    así me llamen permanezco
    muslo a tu muslo
    boca a tu boca
    quiero quedarme en vos

  12. Calles y sueños
    Ciudad sin sueño
    Nocturno de Brooklyn Bridge
    (García Lorca)

    No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
    No duerme nadie.
    Las criaturas de la luna huelen y rondan sus cabañas.
    Vendrán las iguanas vivas a morder a los hombres que no sueñan
    y el que huye con el corazón roto encontrará por las esquinas
    al increíble cocodrilo quieto bajo la tierna protesta de los astros.

    No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
    No duerme nadie.
    Hay un muerto en el cementerio más lejano
    que se queja tres años
    porque tiene un paisaje seco en la rodilla;
    y el niño que enterraron esta mañana lloraba tanto
    que hubo necesidad de llamar a los perros para que callase.

    No es sueño la vida. ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
    Nos caemos por las escaleras para comer la tierra húmeda
    o subimos al filo de la nieve con el coro de las dalias muertas.
    Pero no hay olvido, ni sueño:
    carne viva. Los besos atan las bocas
    en una maraña de venas recientes
    y al que le duele su dolor le dolerá sin descanso
    y al que teme la muerte la llevará sobre sus hombros.

    Un día
    los caballos vivirán en las tabernas
    y las hormigas furiosas
    atacarán los cielos amarillos que se refugian en los ojos de las vacas.

    Otro día
    veremos la resurrección de las mariposas disecadas
    y aún andando por un paisaje de esponjas grises y barcos mudos
    veremos brillar nuestro anillo y manar rosas de nuestra lengua.
    ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
    A los que guardan todavía huellas de zarpa y aguacero,
    a aquel muchacho que llora porque no sabe la invención del puente
    o a aquel muerto que ya no tiene más que la cabeza y un zapato,
    hay que llevarlos al muro donde iguanas y sierpes esperan,
    donde espera la dentadura del oso,
    donde espera la mano momificada del niño
    y la piel del camello se eriza con un violento escalofrío azul.

    No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
    No duerme nadie.
    Pero si alguien cierra los ojos,
    ¡azotadlo, hijos míos, azotadlo!
    Haya un panorama de ojos abiertos
    y amargas llagas encendidas.
    No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
    Ya lo he dicho.
    No duerme nadie.
    Pero si alguien tiene por la noche exceso de musgo en las sienes,
    abrid los escotillones para que vea bajo la luna
    las copas falsas, el veneno y la calavera de los teatros.

  13. Varios pensamientos que acompañan los poemas y las reflexiones planteadas sobre “soñar”:

    Es importante que el hombre sueñe, pero igualmente que pueda reírse de sus sueños.
    Lin Yutang

    Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar – A. Machado

    Los sueños son sumamente importantes. Nada se hace sin que antes se imagine – George Lucas

    Yo he vivido porque he soñado mucho – Amado Nervo

    La esperanza es el sueño del hombre despierto – Aristóteles

    Tengo un sueño, un solo sueño, seguir soñando. Soñar con la libertad, soñar con la justicia, soñar con la igualdad y ojalá ya no tuviera necesidad de soñarlas – Martin Luther King

    El futuro es de los que creen
    en la belleza de sus sueños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *