¿Aprender? ¿para qué?

Hoy me alegré de encontrarme nuevamente con Almudena Grandes. Me gusta su forma de escribir, más en formato novela, claro. En un artículo que trata muchas cosas entrelazadas me ha encantado el segundo párrafo, eso de …. “después de décadas de abandono de la escuela pública y del trabajo de sus profesionales, de sucesivas reformas que han ido minando progresivamente …..”, bueno pueden leer el párrafo a continuación o leerlo entero en la edición virtual de El País de hoy.

“El caso de la educación es distinto, porque ni siquiera existen gloriosas ruinas sobre las que llorar. Por eso es sorprendente que, ante el vandálico estallido de Pozuelo, las autoridades se pregunten cómo ha podido ocurrir. ¿De verdad no lo saben? Después de décadas de abandono de la escuela pública y del trabajo de sus profesionales, de sucesivas reformas que han ido minando progresivamente valores como el respeto, el esfuerzo o el mérito, para consolidar la idea de que la calidad educativa depende de la factura que pagan cada mes los padres de los alumnos de colegios privados, es difícil distinguir a los cretinos de los cínicos”

Sin respeto por la educación, sin respeto por el aprendizaje, sin respeto por los profesores, sin respeto por los métodos, sin respeto por los esfuerzos, sin respeto por ….. nada. Parece que en este país a nadie (sic) le interesa aprender. Y lo curioso es que NO ES CIERTO. Hay muchas personas, todas casi, que están interesadas en aprender, pero todo, el sistema, la cultura dominante, el país, los padres, ….. todos …. parecen empeñados en conseguir todo lo contrario. ¡Qué país más extraño!.

Entradas relacionadas

11 comentarios en «¿Aprender? ¿para qué?»

  1. De Almudena Grandes he leído y recomiendo: “Las edades de Lulú”, sorprendente hasta por su lenguaje; “Atlas de Geografía humana” y “Los aires difíciles”. Tengo que reconocer que son las tres novelas que he leído de su producción. Las tres me han gustado y entretenido.

  2. De la lamentable posición social de los profesores de las escuelas, sólo recordarlo y decir que había que tenerles mucho más en consideración. Lo cierto es que tanto profesores como médicos no están excesivamente bien considerados, en relación con la labor vocacional que realizan. Estoy seguro de lo que digo. Y me parece lamentable, porque tanto profesores enseñando como médicos curando hacen una labor extraordinariamente estratégica y singular en una sociedad. Pero ser profesor en este país -y en otros muchos- suele ser una gran pesadilla. Los médicos aún tienen alguna salida más.

  3. La parte primera de mi libro, recién salido: “Manifiestos para la innovación educativa” trata precisamente de esto: de la importancia de APRENDER A APRENDER, y de no deteriorar ese intangible que todos llevamos en el cuerpo, y que nos acaban desesperando a lo largo de los años.

  4. Y aprender a respetar es tal vez el principio del aprendizaje. Sin respeto no se puede hacer democracia, ni sociedad. El respeto a los padres, a los familiares, a los amigos, al prójimo en general, …. en sus diferentes formas: a la palabra, a lo escrito, a lo aportado, a las citas y compromisos, a los conocimientos, a la verdad ……

  5. Bien, puedo halbar de la educación Brasileña.
    Actualemente, una amiga ha logrado una plaza para lecionar en una universidad publica, al Norte de Brasil. El trabajo es para profesor sustituto, pero como el profesor efectivo esta enfermo, a ella le tocará actualizar los alumnos (que llevan un retraso de 1 año) no sólo en una disciplina y si en las dos que el profesor efectivo enseñaba, recibiendo la mitad del sueldo del profesor efectivo, equivalente a mitad del sueldo de un camarero en Europa. Hay diversos trabajos como este en instituciones publicas brasileñas. El caso de universidades particulares, no cambia mucho de la situacion de España, pero el acceso de alunmos es inferior al Europeo, pues grand parte de la poblacion aun vive en linea de la pobreza. Al cabo, hay que amar mucho lo que se hace para no prejudicar el futuro del país.

  6. La educación por desgracia está muy deteriorada en casi todos los sitios. Y uno de los aspectos que la ha deterioradado más en un mundo donde el dinero es tan importante, es que no cuesta, y lo que no cuesta dinero no se valora en este sistema. En Europa en general, la educación es prácticamente gratuita y es difícil hacer una educación de calidad, porque lo que se trata es más bien de conseguir a base de explotación el máximo rendimiento de los docentes y convertirlos en auténticos esclavos de los propietarios de la enseñanza. Esto ocurre muchas veces en el sector privado y también, en el público, sobre todo con aquellos que no han hecho todavía una oposición y han accedido a plazas de titular o fijas.

    Natàlia, te agradezco muchísimo tu aportación y espero que sigas en comunicación conmigo. Puedes también saber del grupo que nos dedicamos a la innovación educativa en la red de innovación social y educativa: http://redinnovacionsocial.ning.com/ donde nos ubicamos. También en http://www.innovacioneducativa.net/ y por último, en http://lunacreciente2005.blogspot.com/ En cualquiera de estos foros te podemos ayudar o colaborar contigo en lo que necesites. Un fuerte abrazo, Roberto Carballo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *