No ceder a la tentación de detenerse es lo que da sentido al andar

Preciosa reflexión ….. es cuestión de inercia ….. una vez cogido el impulso no hay que pararse ya más. Es igual que cuando un barco pierde el viento, recuperar el ritmo cuesta más que mantenerlo, aunque es tan difícil mantenerlo cazando el viento.

Hay otra forma de entender el andar …. como en el tango, que más que andar es volver …. precisamente porque se ha detenido ……… “…pues el viajero que huye, tarde o temprano detiene su andar” y luego ha de volver, y entonces tal vez no quede más que “esa esperanza humilde” que ya es “toda la fortuna” del corazón.

Yo adivino el parpadeo
de las luces que a lo lejos
van marcando mi retorno.
Son las mismas que alumbraron
con sus palidos reflejos
hondas horas de dolor.
Y aunque no quise el regreso,
siempre se vuelve al primer amor.
La quieta calle, donde un eco dijo:
“TUYA ES SU VIDA, TUYO ES SU QUERER”,
bajo el burlon mirar de las estrellas
que con indiferencia hoy me ven volver
Volver…con la frente marchita,
las nieves del tiempo
platearon mi sien…
Sentir que es un soplo la vida,
que veinte años no es nada,
que febril la mirada
errante en las sombras
te busca y te nombra…
Vivir con el alma aferrada
a un dulce recuerdo
que lloro otra vez…
Tengo miedo del encuentro
con el pasado que vuelve
a enfrentarse con mi vida;
tengo miedo de las noches
que, pobladas de recuerdos,
encadenan mi soñar…
¡Pero el viajero que huye
tarde o temprano detiene su andar!
Y aunque el olvido, que todo destruye,
haya matado mi vieja ilusion,
guardo escondida una esperanza humilde
que es toda la fortuna de mi corazon.

Entradas relacionadas

4 comentarios en «Andar»

  1. Para un gallego, siempre están allá las luces del retorno. Tal vez no sean perceptibles a primera vista o a la vista de otros, pero sí de tí, que siente intensamente el atraer, tal vez brujo, del otro; la inspiración de la necesidad de tocar nuevamente la tierra amada. Recuerdo hace muchos años de una triste canción de emigración de Domenicco Modugno, “Amara terra mía”. Pensaba que era “amada tierra mía”, pero no era otra cosa más compleja que expresaba el amor, pero también lo amargo que podía llegar a ser, sobre todo para el que ha de emigrar.

    Carlos Gardel vuelve a su tierra …. y canta, tal vez uno de los tangos más bellos jamás compuestos, Volver. Tan dramático como bello, porque no tiene sentido huir ….. sino que “tarde o temprano se detiene el andar” y siempre es preciso recobrar la ilusión, aunque pueda mostrarse posteriormente inalcanzable …. pero en lo inalcanzable está también nuestra vida, y en ese esfuerzo para retomar lo que podía pensarse inútil retomar.

  2. Domenico Modugno nunca renunció a sus raíces. Y hasta ya de mayor, se hizo diputado del Partido Radical, a la sazón una de las pocas plataformas políticas innovadoras en el espectro político italiano de los ochenta-finales-noventa.

    Doménico Modugno llenó a nuestra generación de sentimiento, y representó el estilo más avanzado de cantautor de su época, tal vez no tan profundo como los franceses, pero más popular.

  3. Y si no se lo creen, sobre todo los más jóvenes, recordemos algunas de sus canciones más conocidas y a veces, actuales.

    1958 Nel blu dipinto di blu (Volare)
    1959 Piove (Ciao, ciao bambina)
    1960 Libero
    1962 Addio… addio…
    1964 Che me ne importa a me
    1966 Dio, come ti amo
    1971 Come stai?
    1974 Questa è la mia vita

    Un gran tipo este Modugno, hijo de la Italia del Sur, napolitana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *