Las marcas blancas marcan, valga la redundancia, la compra. Cuando trabajaba en una gran empresa y había que recortar gastos, lo primero que se iba al garete eran los de formación. Un consumidor cuando tiene que recortar gastos, tiene que buscar oportunidades, rebajas o marcas blancas. Se supone menos calidad, pero al menos podemos seguir comiendo de lo mismo. Aunque en realidad la chorrada de la marca, y de la cultura de marca, tiene mucho de engaño, y la crisis-depresión puede servir para quitarle una buena parte de la máscara a las marcas. Se compra más selectivamente, y cuando hay que seleccionar hay que empezar por la calidad, o la supuesta calidad. Yo tengo desde hace tiempo, y sobre todo en alimentación, buena experiencia con algunas marcas blancas, que no voy a publicitar gratuitamente, pero que me han sorprendido porque puedo gastar menos comprando lo mismo y a veces, con mejor calidad y rendimiento, pero no es lo común. Muchas marcas blancas son de peor calidad, o mejor dicho, la media de las marcas blancas es de peor calidad, aunque hay excepciones, como en todo. Quería detenerme en las palabras que utilizamos y en hipótesis sobre el por qué de ellas. Decimos o nos han hecho decir: marcas blancas. Es decir, no renunciamos a que sea marca, es decir, hasta vendiendo “marcas blancas” se tiene la esperanza de que volvamos a las marcas, y además al consumidor no hay que desacostumbrarlo a pensar en términos de marcas, porque ha dado mucho dinero fácil al sistema cada vez más especulativo de distribución. Segundo, por qué blancas y no azules o negras? Es una denominación racista más, de elevación del valor blanco a su máxima expresión, de ser iguales y más baratas? o será que les llamamos así porque supuestamente no tienen nombre -que lo tienen-? En cualquier caso, resulta curiosa la denominación de blanco para denominar una marca que no es marca. No será lo de los ariel que lavan más blanco, o de la asociación de blancura con el atractivo de lo limpio. Bueno, no sé, pero siempre me ha dado que pensar, aunque indudablemente el nombre quiera decir que no tiene nombre, o que va sin marca, y entonces, por qué le damos esa denominación de marca blanca. La denominación es una auténtica contradicción de términos. Pero lo cierto es que cada vez compramos más marcas blancas y probablemente hasta que volvamos a ser “nuevos ricos”, seguiremos insistiendo en su compra y en comer blanco, en vez de comer de marca.

Y como tengo que reconocer que nunca me gustó la leche Pascual ni sus derivados extraños ni los he comprado, ahí va ese anuncio contra las marcas blancas de leche, que me parece lo más natural, porque pienso que la leche alguna vez fué blanca o es que ahora es rosada? Aunque en algunas cosas tienen razón.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Blancas»

  1. Pues si la leche siempre fué blanca pero además del color debe de tener otras cosas y en su porcentaje correcto. Y en general laas leches blancas que vd cita en el articulo normalmente carecen de algunas de estas cosas que deberían tener, eso si son blancas. si vd se conforma con el color adelante siga comprandolas blancas pero independientemente de su gusto (que es muy respetable) la comparación de Pascual con las blancas es sencillamente una tonteria.

  2. Estoy casi seguro que técnicamente es una tontería, pero no lo es cuando uno ha bebido leche y sabe como es, la leche de verdad, y no los sucedáneos que tenemos que tomarnos ahora, que yo intento por todos los medios, y lo consigo, no tomar. Pero entre todas las leches que yo haya podido probar, la Pascual es especialmente asquerosa, con un sabor a polvos que la hace en sí misma no-bebible. Y entiendo que Ud. piense de otra manera, tal vez porque no ha podido comprobar o experimentar aquello de lo que yo hablo. Le agradezco en todo caso su comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *