Cuando era pequeño, había muchas moscas, mosquitos, hormigas, pájaros, lagartos, scancers, culebras, …… había muchos bichos. La gran ciudad va eliminando poco a poco muchos de esos bichos. Recuerdo mirar en el monte San Pedro de Coruña y observar como los edificios se han comido el monte, sólo queda el nombre, y estaba plagado de salamandras, de víboras, de culebras, de lagartos grandes y pequeños, de ….. Ahora sólo hay casas, y supongo los únicos moradores compatibles con la ciudad, las ratas y los ratones ….. más las primeras. Las ratas se hacen dueñas de las alcantarillas, de los fondos subterráneos de las ciudades, así como las serpientes “importadas” de chiquitas y que poco a poco se han ido haciendo grandes, hasta que sus propietarios las tiran por el water y luego reaparecen, como le ocurrió a un hombre, en su propio sanitario …… con más de un metro y medio de largo …… pavoroso, no? Desde ese momento, miro con mucho detenimiento cuando me siento en la taza, y aún así no me siento del todo seguro poniendo mis posaderas en un lugar así. Antes los bichos eran molestos, ahora son más que molestos, se convierten en un peligro -en nuestra mente, en nuestra cabeza- cuando tenemos que vivirlos en países o zonas donde todavía las hormigas, las iguanas, los pájaros, los mosquitos y demás siguen campando por sus respectos. Y vaya si les tenemos respecto. Antes parecíamos acostumbrados o sometidos a su caprichosa presencia, ahora se convierten en un peligro para nuestra identidad, y pensamos en enfermedades, en picaduras, en ……. pronto nos acostumbramos a lo bueno, no?

Recuerdo una vez en un viaje, creo que a Kenya o a Senegal o así, vi un lagarto bastante grande en la pared, y quise cargármelo …… no pude porque se fue, y menos mal, después me dijeron que era muy bueno para mantener los mosquitos, también de la malaria o del sueño alejados. Esto para mi significó que también existe un equilibrio entre los bichos y estos y los hombres. Un blanquito como yo, aunque piense que me pongo moreno en verano -en realidad, me pongo rojizo oscuro-, parece que los bichos se fijan más en uno que en un nativo, lo cual es normal, porque también yo me fijo más en las personas diferentes o exóticas que en las que son de mi misma raíz racial. Me llaman la atención. Yo creo que eso mismo les pasa a los bichos en cada sitio que voy donde soy extranjero. Otra parte es que yo me siento “como observado”, como objeto “apetecible” ….. y la obsesión “hace que me piquen más”, que la verdad no es tampoco para preocuparse excesivamente.

Entradas relacionadas

4 comentarios en «Bichos»

  1. Una hipótesis que he construído pensando en bichos y en cocheros. Se me ha ocurrido que los bichos actúan de forma paralela a como actúan en cada cultura los que conducimos coches o camiones o motos o bicicletas. O viceversa, porque realmente no sé quién es líder de la cultura. Por ejemplo, donde estoy ahora, los automovilistas y demás transitantes son muy agresivos en su comportamiento en las calles y carreteras, y cuando hay un hueco, se lanzan como locos y lo ocupan. Supongamos que hay dos carriles imaginarios, continuamente estos indiividuos del volante se lanzan a ocupar los huecos, en picado, sin muchas veces ni poner el intermitente, y casi rozando a los que tienen que rebasar. Es un comportamiento similar al de los mosquitos …… que ni siquiera hacen el zumbido correspondiente, el equivalente al intermitente o a las luces o al claxón en el automotores, sino que se lanzan en picado sobre “su objetivo” y de pronto los encuentran hurgando en tu cuello, o donde sea que les haya atraido para su acción kamikaze. Sin embargo, en España es diferente, lo característico del tráfico es tal vez su relativa lentitud y el hecho de que a la mínima te peguen un bocinazo, sobre todo si no sales rapidísimamente en los semáforos. Paralelamente, ……..

  2. Paralelamente, a los mosquitos se les ve venir, o más bien se les oye, porque emiten unos zumbidos en los oidos especiales, que te ponen alerta, bueno no todos, pero muchos, y parece que te tocan el claxón para decirte que estás mal situado y que te van a sacar un poquito de sangre que te sobra. El tráfico es aglomerado, sin tantas tensiones; los bichos tampoco las tienen, aunque tocan la bocina con mucha prontitud, igual ocurre con las moscas o moscarrones que son muy ruidosos y persistentes …. he llegado a tener uno en mi habitación durante más de un mes …. y todo porque aunque le daba facilidades para salir y buscar otros mundos, parecía que le gustaba disfrutar de mi compañia nocturna.

  3. Hola Roberto,¿sabes un remedio casero?. En la huerta de Murcia funciona bien una botella de agua con azúcar, la quedas destapada y hace de “cazamoscas natural”.
    También para los mosquitos se utiliza un recipiente con un poquito de vinagre puro,éste los repele, a mi me da buenos resultados “casi siempre”.Esto ya lo hacía mi madre cuando era pequeña, en Badajoz.
    Las plantas como la albahaca estratégicamente colocadas en la ventana sirven también como repelentes.
    En fin, igual te va bien.
    De todas maneras pronto tendremos que alegrarnos de ver a los bichos pues con tantos pesticidas y contaminantes…..
    Me imagino en unos años los que vendan casas, asegurando al comprador que tendrá alrededor un número razonable de saltamontes, mosquitos, hormigas, lagartijas, incluso que se incluyan en el paquete de venta , como símbolo de naturaleza….o que te los vendan en frascos para poder soltarlos tu y sentir naturaleza alrededor.
    Qué calor! Qué cosas!!!!!

  4. Me parecen fabulosos y seguro que prácticos todos tus remedios, los intentaré probar …. hoy mismo me voy al supermercado a buscar los materiales. Lo de la albahaca es original y hasta elegante. En realidad eres como era mi tía Sara que siempre tenía una receta mágica y no tan mágica cuando le planteabas alguna cuestión. Gracias, nuevamente.

    Otra vez tienes que contarme algo de cómo os va desde que “os dejé”, aunque supongo que al menos el ambientillo será todavía mejor de lo que ya era.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *