Pier Paolo Passolini fue un poeta de la imagen, sus rememoraciones fantásticas de obras básicas como “El Decamerón” de Bocaccio o “Los Cuentos de Canterbury” de Chaucer, o “Las mil y una noches”, son monumentos a la fantasía y la vida. Fue, en parte, olvidado por su posición política y humana, excesivamente sesgada para la sociedad en la que se movía y nos movemos. Este es sólo un recuerdo a un artista innovador que sabía recoger de nuestro legado una nueva lectura en imágenes y en palabras.

ABRO LA MAÑANA

Abro a la mañana de un blanco lunes
la ventana, y la calle indiferente
roba entre su luz y sus rumores
mi presencia infrecuente entre las hojas.
Este moverme… en días totalmente
fuera del tiempo que parecía consagrado
a mí, sin regresos ni paradas,
espacio lleno todo de mi estado,
casi prolongación de la existencia
mía, de mi calor, del cuerpo mío…
y se ha truncado… Estoy en otro tiempo,
un tiempo que dispone sus mañanas
en esta calle que yo miro, ignoto,
en esta gente fruto de otra historia

Pier Paolo Passolini Italia, 1922 – 1975

Entradas relacionadas

Un comentario en «Amaneciendo»

  1. ¿Por qué se habrá cruzado Passolini en mi camino ayer? Apareció, como tantas cosas nos aparecen, en internet ….. esto es un vicio …. que sin casi quererlo te trae a la memoria cosas que por tu cuenta no encontrarías. El otro día hablaba alguien en la prensa de lo difícil que resultaría hacer las cosas sin la repercusión de internet, en todos los sentidos. Una fuente de sorpresas, más sorprendente que cuando antes abríamos un diccionario para consultar algo y nos pasábamos media o una hora mirando cosas relacionadas con lo que buscábamos, y a veces, no tan relacionadas. Claro que de un diccionario a internet hay un abismo social y cultural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *