“El valor de un estado, al final de cuentas, es el valor de los individuos que lo componen” decía John Stuart Mill. Y yo añado: el valor de las cosas es, a fin de cuentas, el valor de lo que producen las personas. En definitiva, ¿cómo es posible que no tengamos más en cuenta a las personas si de ellas depende el valor de los Estados y el de las cosas?

Entradas relacionadas

3 comentarios en «Valor»

  1. Valorar a las personas es lo más importante, siempre que seamos consecuentes con nuestras teorías.
    En la vida conocemos a mucha gente. Unos nos llegan y nos llenan, otros tal vez no tanto. Existen personas, las cuales son capaces de dar todo por ti, por un amigo, un familiar, una pareja… Personas que no piden nada a cambio, tan sólo tu felicidad, tu sonrisa.
    Yo he conocido gente así.Es difícil dar con ellos, pero están ahí, esperando que sepas reconocerlos… Pero en la vida pasamos por situaciones muy complicadas. Situaciones en los que nosotros somos lo primero, lo más importante. Nos volvemos irremediablemente egoístas. Pensamos que ellos deben estar siempre ahí, siempre dispuestos.
    Pasa el tiempo y cuando reaccionamos es demasiado tarde. Ésas personas que tanto te han querido, que tanto te han apoyado, que han sido tu hombro y paño de lágrimas cada día, ya se han cansado de no ser valoradas…, se han cansado de no ser queridos… Bien dice el dicho, que no sabemos lo que tenemos hasta verlo perder…
    Creo que de todos los valores de las personas el respeto y la tolerancia son lo más importantes.
    Cuando hablamos de respeto pensamos de los demás. El respeto implica marcar los límites de las posibilidades de hacer o no hacer de cada uno y donde comienzan las posibilidades de acción los demás. Es la base de la convivencia, sin él es imposible vivir en esta sociedad.

Responder a Penélope Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *