Suelo terminar, aunque no siempre, mis programas de innovación o mi trabajo, con una buena síntesis que interrelaciones lo vivido con lo teórico, haciendo de tal forma un repaso práctico-teórico de todo lo ocurrido. No siempre, tengo que reconocer, me siento en condiciones de hacerlo. A veces, por la evolución del grupo, y otras porque no me encuentro con capacidad o ánimo suficiente para abordarlo. En todo caso, cuando ocurre, cuando termino como yo pienso que debo terminar, y funciona da un gran resultado, como toda síntesis de lo experienciado.

Este año he tenido oportunidad de hacerlo dos veces, y sin embargo, en otro de mis ciclos no “fue posible”, o no tenía sentido.

Hoy me desperté temprano, y después de hacer unas cosas, me puse a leer un poco, y no sé porqué volví a dormirme menos de una hora. En ese último tramo, tuve un sueño que parecía estar en conexión con otros sueños que haya tenido hace tiempo o de los que no me acordaba. En el sueño, estaba desarrollando un grupo de personas dedicadas al ámbito social, que proyectaban su actividad en el mundo laboral, bien como sindicalistas o como cooperantes, pero en todo caso, personas que estaban muy vinculadas a “desarrollar y ayudar a otras”. Tengo que decir que nunca he trabajado con un grupo parecido al que aparecía en el sueño, ni me sonaba ninguno de los protagonistas del mismo, pero así son las cosas. Lo cierto es que estábamos al final, y algunos de los miembros se habían ido a los pasillos -recuerdo que había algo de laberíntico en los pasillos- y yo los llamaba para terminar. Cuando lograba que vinieran finalmente, la síntesis que les ofrecía sobre lo que había pasado y lo que podíamos haber aprendido con ello, era muy coherente. Tenía la sensación de estar hablando -hasta cuando me desperté, pensé que tendría que haber tenido encendido algo para grabarlo-, y todo se integraba a partir de la experiencia vivida, con ejemplos derivados de esa experiencia, y interrelaciones con el mundo teórico.

Cuando me levanté, no me olvidé del sueño, como es evidente, sino que estuve pensando si lo había vivido alguna vez ….. desde luego, no tal cual, pero sí de forma diferente. Me levanté bien, con vida, con ganas, tal vez con la sensación de haber hecho “un buen trabajo”, la misma sensación que he tenido cuando se ha podido plasmar una buena síntesis de un programa que ha valido la pena. Porque no siempre los programas valen realmente la pena, aunque se forjen sobre bases metodológicas similares. Las personas no son las mismas; el tiempo y el espacio no son los mismos; mi estado de ánimo no es el mismo; …. las cuestiones que tienen que ver con personas, siempre son diferentes. No vale la pena intentar hacer lo mismo, porque aunque lo hagas, nunca dará los mismos resultados. Algunas cosas parciales si, pero el conjunto no. Lo cierto es que me gustó, por una vez y sin que sirva de precedente, el sueño ….. fué un buen sueño.

Y los sueños ….. sueños son.

Entradas relacionadas

5 comentarios en «Sueño-Innovación»

Responder a roberto carballo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *