No me gusta ver los partidos en un bar. Pero por una vez hice una excepción, dada mi irreductible postura respecto a canal +. Me fuí a ver al Barça. No me gusta ir a un bar porque siempre tienes que estar tomando algo, y parece -me parece- que es preciso tomar algo fuerte, alcohólico, como cerveza, y muchas veces, caígo en la tentación, que no lo es, porque me gusta bien poco la cerveza, y siempre me arrepiento, pero al final, la tomo, y luego, si estás sentado, como yo ayer estaba, que menos que hacerle una consumición. Parece que si no consumieses estarías de gorra, y te mirarían mal, y supongo que será así. Lo cierto es que acabas teniendo que consumir más de lo que quisieras, y de unas cosas que nunca te sientan bien, pues lo de los bares aquí siempre es “antediluviano”, en el sentido de que todo es fuerte. En fin, fuera prolegómonos.

Lo cierto es que me fui a ver al Barça. Y me alucinó, la verdad. Yo creo que pocas veces en mi vida, y eso que he visto futbol a mantas y lo he jugado, había visto jugar así, con esos desmarques, esas triangulaciones, esos pases en profundidad, esos regates, esas anticipaciones, ….. un primer tiempo alucinante. El segundo también, pero ya se notaba que llevaban una buena renta de cuatro goles, y al final, se quieren hacer “virguerías” que casi nunca salen. Claro, el futbol cuando se juega así, y tu no eres anti-“ese equipo”, te gusta, le gusta a cualquiera, estoy seguro. Lo que pasa, y precisamente es lo que tiene el futbol, que es difícil hacerlo ni cercanamente a esas formas, porque los pies no son las manos, y los tenemos a la máxima distancia de la cabeza. Además, el terreno nunca es regular, y todo eso se hace corriendo, y a mucha velocidad.

Claro, jugar así es un día excepcional. Si jugaran siempre así, sería la monda, aunque lo cierto es que el Barcelona lleva una buena temporada, donde le he visto algunos partidos de este tipo, aunque este fue mejor. Tengo que decir que no ví el que jugó con el Olimpique de Lyon, la primera parte, que creo que también fue muy buena.

En fin, me compensó tener que tomarme las viandas indigestas y las dos cañas, para ver jugar al futbol de verdad.

N.B.- Y me gusta más el futbol porque es un deporte que nace desde abajo. Me da lo mismo que ahora sea un espectáculo, y que te exploten con el negocio que hay detrás. Es un deporte de pobres -ya lo he contado en alguna entrada de este blog-, donde las figuras nacen de la escasez, de la pobreza, de las dificultades, y desde abajo, siempre desde abajo. Llegarán a ser unos “impresentables” -algunas veces- porque el dinero y la adulación los acaba haciendo un poco tontos, pero los padres y los abuelos de los que juegan auténticamente bien ….. no tenían “ni un real”.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Futbol»

  1. La verdad es que lo de Messi es desbordante -y nunca mejor dicho-, pero es todo el equipo, aunque sin Messi sería algo menos. Y además, Messi aporta unas “gambetas”, “driblings” o regates, que son incomparables. A veces me recuerda a Maradona, al que más; otras a Garrincha; y otras a Ronaldinho; pero es diferente. Lo hace todo fácil. Ayer marcó un gol que parecía que no iba con él, parecía que cualquiera podía hacerlo así de fácil. Pero lo difícil siempre es acabar convirtiendo las cosas complicadas en buenas síntesis, que hasta puedan hacernos pensar que todos podemos hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *